SAB
JUN
23

​Ekaterimburgo, la sede más oriental






3 diciembre, 2017

MOSCU

Ubicada al pie de los Urales, en la puerta de entrada a la Rusa asiática, Ekaterimburgo es la sede más oriental del Mundial Rusia 2018, pero también es la dueña del estadio “más extraño”: como la ciudad tenía que cumplir con el mínimo de 35 mil espectadores, los organizadores debieron retirar una tribuna para después construir una supletoria… fuera del estadio. ¿Cómo? Hay tres tribunas que respetan el diseño anterior, pero hay una que no está ni bajo el techo, ni dentro de la pared que cubre el resto de la construcción. La pregunta de cara a la Copa del Mundo es si esos asientos ofrecerán la garantía de visibilidad.

Ekaterimburgo es la capital de los Urales y un importante centro industrial. El primer emperador de Rusia, Pedro el Grande, fundó la ciudad en 1723 como una fábrica-fortaleza situada junto al río Iset. Y la historia marcó a la ciudad porque fue el lugar donde asesinaron al último zar ruso, Nicolás II, en julio de 1918. Durante la Segunda Guerra Mundial la ciudad acogió fábricas de las áreas afectadas por la guerra (sobre todo de Moscú), así como la colección del Museo Hermitage.

Con el FC Ural como el representante en el fútbol de elite ruso -tras algunos años en el ascenso-, el Mundial Rusia 2018 llega en el mejor momento del fútbol de la región. La Copa del Mundo llegará al Ekaterimburgo Arena. Llamado también Estadio Central, su construcción data de 1950 y fue remodelado a partir de 2015, con una capacidad de 35.000 espectadores.