MAR
DIC
12

Cómo mejorar tu memoria teniendo fantasías sexuales






2 diciembre, 2017

Cultura Colectiva

Cuando una imagen de alto impacto se implanta en la mente, se desata una avalancha de hormonas sexuales, en especial la testosterona, que refuerzan la capacidad cerebral.



Cuando acabes de leer esto querrás seguir alimentando tus fantasías sexuales y tener más sexo que de costumbre.


Escucha muy bien: tener recurrentesfantasías sexuales mejora tu memoria, según la ciencia, ya que fortalece la mente. ¿Cómo es esto posible? Cuando una imagen de alto impacto se implanta en la mente, se desata una avalancha de hormonas sexuales, en especial la testosterona. Las zonas que tienen que ver con los procesos cognitivos y la memoria reciben con mayor impulso y facilidad información que se almacena con rapidez en la memoria. Estas conclusiones se deben a las investigaciones realizadas por Barry Komisaruk, profesor de psicología en la Universidad de Rutgers y gran conocedor en temas de sexualidad y neurociencia.

Cuando el cuerpo experimenta un orgasmo, las neuronas se activan más y emplean más oxígeno. Este proceso se logra a través de la llegada de más sangre hasta ellas que va acompañada de una gran cantidad de nutrientes. El mismo proceso existe cuando el cerebro tiene fantasías sexuales. Orgasmo y fantasías hacen que los niveles de neuronas incrementen, según las conclusiones de Komisaruk. Por su parte, un grupo de investigadores de la Universidad de Princeton obtuvo como resultados que las estimulaciones sexuales tienen la cualidad de reducir el estrés y mejorar la capacidad cerebral de una persona; ésta se encuentra más atenta, alerta y lista para tomar decisiones más inteligentes, sensatas y veloces. El experimento primero se llevó a cabo con ratas: aquéllas que eran más promiscuas fueron las que presentaron un mayor número de células en el hipotálamo.

Es importante mencionar que no todo es tan fácil, pues los mismos estudios descubrieron que la región del hipotálamo que crece durante los actos sexuales y el orgasmo es mayor en las personas que apenas inician su ciclo sexual con una nueva pareja en comparación a aquellas que llevan un tiempo más prolongado en una relación estable. Estrenar pareja sexual hace que las personas tengan un crecimiento de neuronas más acelerado. Por otro lado, cuando existe una prolongada abstinencia de contacto sexual «las mejoras en la función cognitiva se perdían a pesar de la presencia de más neuronas nuevas», mencionó uno de los investigadores de la Universidad de Princeton. Más vale permanecer activo.

Todo lo anterior puede dar cabida a una pregunta: ¿estar sometido a constantes estímulos de imágenes pornográficas tiene el mismo efecto benéfico que las fantasías sexuales? Matthias Brand, jefe del departamento de psicología cognitiva de la Universidad de Duisburg-Essen, Alemania, llevó a cabo un estudio con 28 varones sometidos a la visualización de imágenes pornográficas. Los resultados fueron concluyentes: hubo un peor rendimiento de la memoria de trabajo. Esto es debido a que en las fantasías sexuales el cerebro lleva a cabo un esfuerzo mental por imaginar o recrear situaciones, mientras que las imágenes pornográficas adormecen la capacidad cerebral. No existe trabajo ni esfuerzo intelectual alguno.


Aquellos que piensen que por el hecho de tener más sexo o fantasías serán mucho más inteligentes, deben replantear su idea ya que los resultados no son tan absolutos como pudiera pensarse. El aumento de neuronas no sólo es producto de largas sesiones de sexo, también intervienen otras acciones intelectuales como la lectura, la resolución de problemas laborales, la escritura o de acciones físicas como el ejercicio.


Además de los beneficios mencionados, las fantasías sexuales por naturaleza vienen precedidas no sólo de estímulos físicos sino de una viva imaginación capaz de crear situaciones para saciar los instintos sexuales de un individuo o unapareja. Tienen la capacidad de ser liberadoras y de combatir la monotonía en una relación, impulsándola a enfrascarse en situaciones excitantes que renueven su relación por medio de retos eróticos.