MAR
DIC
12

Guardar los dientes de leche puede ayudar al tratamiento de algunas enfermedades






1 diciembre, 2017

Cultura Colectiva

Las células contenidas en los dientes de leche se multiplican muy rápidamente, teniendo la capacidad de desarrollar múltiples tipos de tejidos.

Cuando uno es niño y perdía un diente, el mayor anhelo era ponerlo bajo la almohada para recibir un premio del hada de los dientes. Con el paso del tiempo, los pequeños dientes de leche cobran especial valor ya que si fuiste de los afortunados en guardar las piezas, estas podrían ayudarte a combatir diversas enfermedades.

Pero ¿por qué los dientes de leche tienen la capacidad de curar? Esto se debe a que los dientes son una fuente multipotencial de células madre. Primero hay que saber que las células madre son las encargadas de dar origen a todos los tejidos y órganos del cuerpo como el corazón, hígado, cerebro y la piel.

De hecho, dichas células en condiciones controladas, pueden desarrollar diferentes tipos de tejidos y hasta reparar el sistema inmunológico de una persona. Es por eso que estudios recientes han demostrado que las células contenidas en los dientes de leche, a diferencia de otro tipo de células madre, se multiplican muy rápidamente, teniendo la capacidad de desarrollar múltiples tipos de tejidos.

Pero esto no es todo: las células madre dentales también tienen la posibilidad de ser utilizadas por familiares del paciente y pueden llegar a tratar lesiones hepáticas, regenerar nuevas córneas, ayudar en cirugías reconstructivas y tratar problemas del corazón, entre otros padecimientos.

En la actualidad existen empresas, como StemSave o National Dental Pulp Laboratory, que se dedican a almacenar los dientes de las personas para su posible uso en el futuro. En estas empresas se envía un kit al dentista que te atiende para poder congelar la materia biológica con nitrógeno líquido.

Claro que esto no es nada barato, los precios rondan los 625 dólares (unos 11 mil 575 pesos mexicanos) por la instalación del sistema y 125 dólares (dos mil 315 pesos) anuales por su almacenamiento y conservación.

«A partir de las células madre de la pulpa dental se podrán cultivar con posterioridad células madre mesenquimales que permitan usar materia prima biológica del propio paciente en tratamientos beneficiosos (por ejemplo, de huesos, cartílagos, músculos, vasos sanguíneos, etc.), determinantes (por ejemplo, de neuronas motrices para reparar médula espinal dañada) o críticos para tu vida (como lesiones cerebrales traumáticas)», escribió Tim Ferriss en su libro Armas de Titanes.

Asimismo, un estudio publicado por The Journal of Dental Research demostró que las células madre obtenidas de los dientes de leche son capaces de diferenciarse en células beta, las cuales son encargadas de producir insulina. Según los investigadores, este hallazgo podría permitir la sustitución de células para la diabetes tipo 1, en otras palabras, esto significa que un paciente podría hacer uso de sus propias células madre dentales para ayudar a crear las células pancreáticas que producen insulina.

Los años pasan y el conocimiento sobre estas células sigue creciendo. Apenas en 2010, cirujanos mexicanos utilizaron células madre extraídas de dientes sanos para regenerar huesosdestruidos por quistes y tumores malignos.

La primera cirugía de este tipo se realizó en 2010, en el área de Cirugía Maxilofacial, del Hospital Juárez de México, para reconstruir el maxilar de un joven que perdió hueso debido a una enfermedad degenerativa.