MAR
DIC
12

51 libros clásicos que debes leer para saber de literatura






30 noviembre, 2017

Cultura Colectiva

Nadie ha dicho que los clásicos son perfectos. En realidad, la opinión común de un sinfín de lectores sobre obras tan alabadas como los poemas épicos de Homero o textos densos e inagotables de la pluma de Joyce o Alighieri los identifica más con la sosería, carencia de emotividad o con un estilo “lento y parsimonioso” que con un estado de arte.

En pleno siglo XXI, las opiniones que afirman la literatura se acerca cada vez más a un marasmo de simpleza, personajes acartonados o insignificancia narrativa se agolpan como si se tratara de una moda, una actitud que trata de rescatar tiempos pasados por su cualidad de mejores o simplemente, por el desconocimiento de las obras que marcan el rumbo del presente.

Se trata de un principio nostálgico que en la mayoría de los casos, carece de una conexión real con la realidad: todo el mundo supone que los tiempos pasados fueron mejores, aún sin el conocimiento de ambos momentos históricos. Éste es el resultado de una visión idealizada del pasado, que no sólo funciona para resguardar la memoria, también asegura vínculos de pertenencia a través de la nostalgia.

¿Conoces los clásicos, tanto como los autores que marcaron el siglo pasado o los tan criticados contemporáneos? Descubre cuáles son las principales obras de autores nacidos antes del siglo XX (la referencia literaria que todos llevan en mente) y toma las herramientas necesarias para hacer una crítica informada sobre la literatura actual y tender puentes entre la misma y los grandes clásicos que la forjaron o en todo caso, representaron una ruptura con la tradición anterior:

“La epopeya de Gilgamesh”  (c. 2000-2500 a.C.)

“La Ilíada” (s. VI a.C.) – Homero

“Edipo Rey” (s. IV a.C.) – Sófocles

“Lisístrata y la asamblea de las mujeres” (s. IV a.C.) – Aristófanes

“El arte de amar” (s. I a.C.) – Ovidio

“Eneida” (s. I a.C.) – Virgilio

“La Divina Comedia” (1313) – Dante Alighieri

“Decamerón” (1353) – Giovani Boccaccio

“El Príncipe” (1513) – Nicolás Maquiavelo

“La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades” (1554)

“Romeo y Julieta” (1597) – William Shakespeare

“El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” (1605) – Miguel de Cervantes

“La verdad sospechosa” (1619) – Juan Ruiz de Alarcón

“Fuenteovejuna” (1619) – Lope de Vega

“La vida es sueño” (1635) – Pedro Calderón de la Barca

“Respuesta a Sor Filotea de la Cruz” (1691) – Sor Juana de la Cruz

“El rizo robado” (1712) – Alexander Pope

“Robinson Crusose” (1719) – Daniel Defoe

“Los viajes de Gulliver” (1726) – Jonathan Swift

“Tom Jones” (1749) – Henry Fielding

“Cándido” (1759) – Voltaire

“Justine o los infortunios de la virtud” (1791) – Marqués de Sade

“El sobrino de Rameau” (1805) – Denis Diderot

“Fausto” (1808) – Johann Wolfgang von Goethe

“Orgullo y prejuicio” (1813) – Jane Austen

“Frankenstein” (1818) – Mary Shelley

“Oliver Twist” (1837) – Charles Dickens

“El Conde de Montecristo” (1844) – Alejandro Dumas

“Cumbres borrascosas” (1847) – Charlotte Brontë

“Moby-Dick” (1851) – Herman Melville

“Las flores del mal” (1857) – Charles Baudelaire

“Los Miserables” (1862) – Victor Hugo

“El beso” (1863) – Gustavo Adolfo Bécquer

“Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas” (1865) – Lewis Carroll

“Guerra y Paz” (1869) – León Tolstói

“Una temporada en el infierno” (1873) – Arthur Rimbaud

“Las aventuras de Huckleberry Finn” (1884) – Mark Twain

“Crimen y Castigo” (1886) – Fiódor Dostoyevski

“Cuentos de Melpómene” (1886) – Antón Chéjov

“Azul” (1888) – Rubén Darío

“El retrato de Dorian Gray” (1890) – Oscar Wilde

“Las once mil vergas” (1907) – Guillaume Apollinaire

“Los bandidos del Río Frío” (1891) – Manuel Payno

“Santa” (1903) – Federico Gamboa

“En busca del tiempo perdido” (1913) – Marcel Proust

“Los de abajo” (1915) – Mariano Azuela

“La amada inmóvil” (1922) – Amado Nervo

“El lobo estepario” (1927) – Herman Hesse

“Doña Bárbara” (1929) – Rómulo Gallegos