VIE
NOV
16
VIE
NOV
16

12 pasos para aprender a distinguir entre hongos comestibles y alucinógenos






27 noviembre, 2017

Cultura Colectiva

Con la llegada de las lluvias, incluso en el paisaje urbano, entre los matorrales y los pies de los árboles comienzan a crecer hongos en cantidades increíbles. Algunos de ellos crecen separados por centímetros o metros el uno del otro, muchos otros se encuentran en grandes poblaciones debido a la cantidad de esporas contenidas en sus sombreros.

Consumir estos manjares de temporada no es ninguna novedad, sin miedo a cometer una equivocación, se puede decir que son uno de los alimentos, junto con algunas semillas y vegetales, a los que tenemos más fácil acceso. Sin embargo, es necesario conocer al menos un poco acerca de la clasificación de estas plantas, ya que el consumo de algunas variedadespuede resultar mortal.

En los bosques de Uruguay, por ejemplo, crece una variedad conocida como amanita phalloides o “sombrero de la muerte” cuya ingesta, aunque sea una porción pequeña, puede tener consecuencias letales en quienes lo consumen. Por esta razón, autores como Alejandro Sequeira se han dado a la tarea de realizar guías para poder distinguir entre hongos comestibles, venenosos y alucinógenos. Si bien se necesitan años de práctica para poder discernir un hongo comestible de uno venenoso, hay algunos rasgos que los diferencian y que son muy fáciles de identificar.

La mayoría de los hongos comestibles tienen escamas en la parte del sombrero, las cuales contienen esporas que se esparcen a su alrededor haciendo crecer más hongos. Por ello es común que algunas especies se encuentren por grandes cantidades en lugares reducidos.

Nunca intentes identificar un hongo comestible por su sabor u olor, hacer esto puede ocasionar envenenamiento o alergias dependiendo de la especie a la que te hayas acercado para comprobar su condición. Aunque puedes distinguirlos porque algunas variedades venenosas se destruyen fácilmente al tacto.

Es más seguro que encuentres hongos alucinógenos entre septiembre y noviembre, sobre todo en terrenos formados por roca caliza donde la presencia de musgo es abundante. Aunque también los puedes hallar en bosques de pinos y encinos o cualquier prado con la suficiente humedad para que se reproduzcan, eso sí, tienen que estar entre los mil 300 y los mil 700 m. de altura.

Cuando cortes un hongo, déjalo bocabajo para que éste libere sus esporas. Normalmente las esporas que sueltan son de color blanco, marrón, negro o amarillo. En casos aislados son azules, verdes o rojas, aunque si no sientes la seguridad de comerlo, mejor deja el hongo donde lo encontraste.

Algunos hongos alucinógenos están cubiertos por una película gelatinosa que se separa de su sombrero, el cual presenta tonalidades marrones o acarameladas, a veces con manchas azules o negras.

No confíes en el mito de que todos los hongos blancos son comestibles. En algunos lugares como Ohio, los hongos con mayor concentración de veneno u otras sustancias peligrosas son de color blanco.

Muchos hongos comestibles y venenosos comparten entre sí características que hace que se puedan confundir fácilmente entre sí. Sobre todo la especie conocida como hongo boleto u hongos esponja por su apariencia porosa, sin embargo, en muchos casos es fácil diferenciarlos, pues cuando son cortados, aquellos que contienen veneno se tornan de un tono azul, mientas que la versión comestible conserva su color normal.

Es necesario que sepas que hay una gran diferencia entre hongos alucinógenos y venenosos. Si bien ambos podrían matarte, los primeros sólo lo harán si los consumes en grandes cantidades y sin la supervisión de un experto en la materia. Generalmente quienes venden este tipo de hongos conocen la dosis adecuada para cada persona sin que ésta ponga en riesgo su salud.

Los champiñones de campo, para ojos inexpertos son complicados de distinguir aunque un método casi infalible es cuando crecen al rededor de los desechos de ganado en algunos pastizales. Comúnmente conocidos como “bolas de nieve” por su aspecto blanco y un tanto esférico; abundan sobre todo entre primavera y verano. Su sombrero puede alcanzar los 20 cm. de diámetro.

Al igual que algunas especies comestibles, los hongos alucinógenos pueden crecer sobre el estiércol de animales como vacas y caballo. Aunque el sombrero de los últimos tiene forma de tetilla y es posible que al cortarlo al menos el tallo comience a cambiar de color.

Si buscas una alternativa aún más segura, a los pies de los pinos puedes buscar los “deliciosos” u hongos de pino. Su carne es un poco anaranjada aunque en la superficie puede teñirse de verde. El sombrero tiene un tamaño de 12 centímetros y la parte de abajo no presenta láminas, de lo contrario es una variedad similar pero tóxica.

Una vez que los has reunido, pero no estás seguro de que sean comestibles puedes hervirlos con un diente de ajo; si éste comienza a ponerse oscuro, puedes estar completamente seguro de que son venenosos. Así que no importa cuán suculentos se vean, no los consumas.

Es importante que nunca consumas un hongo si no tienes la seguridad de que éste es totalmente comestible. Ni siquiera puedes confiarte cuando los ves en puestos ambulantes, si bien quienes los recolectan para su venta tienen conocimientos acerca de su clasificación, a veces pueden equivocarse e incluir dentro de su selección algunos ejemplares tóxicos que podrían afectar tu salud o hacerte pasar un mal rato. Si quieres salir a recolectar tus propios hongos es necesario que antes consultes una guía que recupere datos de las variedades que crecen en tu región.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Al culminar ayer al mediodía en el hotel Los Parrales el I Foro Nacional de Marcas Territoriales y Marca País, los organizadores como participantes calificaron el evento como “positivo” para el enriquecimiento de estrategias de promoción del turismo, además de la producción local.

RESTA

La falta de mantenimiento de los parques en la ciudad de Tarija. La caída de una parte estructural de uno de los juegos fue con suerte, pues pudo haber dejado víctimas fatales, algo que la Alcaldía no tomó en cuenta. Una irresponsabilidad gigante.