MAR
JUN
19

6 formas de superar tu miedo al rechazo






24 noviembre, 2017

Cultura Colectiva

Si entraste a leer esto es porque quieres convencerte de que no eres esa criatura rara de la que todo el mundo huye, aunque siendo sinceros, todos hemos sido ese bicho extraño en algún momento. En realidad, esa sensación es completamente independiente del rechazo, simplemente se trata de un rasgo de individualidad que, al encontrare con un rotundo “no”, se hace aún más notorio. La sola idea de una sociedad homogénea en la que cada persona sea una copia exacta de la anterior es aterradora, si algo así ocurriera las relaciones sociales y la creación de vínculos interpersonales perdería todo sentido.

Pero, ¿por qué nos pone tan mal el rechazo? La respuesta es simple: nos golpea justo cuando estamos más vulnerables. Cada vez que alguien muestra sus verdaderos sentimientos deja al descubierto su lado más humano; aquél en el que cualquier máscara o estereotipo vale poco menos que nada, pues saca a relucir su verdadero yo. Es por ello que una negativa duele tanto que nos hace volver en el tiempo, para que cobren sentido todas las canciones que escuchamos en 2009 cuando la oleada emo revolvió nuestras mentes y, precisamente, nos condujo a ese pensamiento en el que cualquiera vale mucho más que nosotros.

Antes de que alguien trate de convencerte de lo contrario, es necesario que sepas que superar un “no” está muy lejos de quedarte en casa viendo películas tristes o mandándoles mensajes a tus amigos contándoles acerca de las —pasajeras— ganas que tienes de desaparecer. De modo que puedes comenzar por mandar al diablo a Bridget Jones, al deprimente semblante de Steve Buscemi, la poesía barata de YouTube y a My Chemical Romance con su canciones para adolescentes acomplejados y encontrar una verdadera solución para compensar la oscura racha de autodesprecio que viene después de que alguien decide no compartir tus sentimientos.

6

Considera que la mayoría de las veces el rechazo proviene de una fuente totalmente externa. A pesar de que mucha gente te considere una persona “rara”, no quiere decir que esa sea la razón de la negativa. Muchas personas deciden dejar pasar ciertas oportunidades porque la propuesta viene de individuos que les recuerdan a sus exparejas y, aceptémoslo, incluso tú sentirías incomodidad en una situación similar.

5

Este punto pudo haber llegado un poco tarde a tu vida, pero antes de que vuelvas a sentir que alguien te desplaza sin piedad, es preciso que no pongas a disposición de un extraño todos los juicios que califiquen a tu persona. Gran parte de nuestro miedo al rechazo y el dolor que viene después de éste es consecuencia de creer que cualquier persona va a darnos el mismo amor que nosotros, lo cual es imposible. Lo mejor que puedes hacer es actuar sin esperar nada a cambio.

4

Cada momento es una oportunidad para conocer a alguien nuevo, es por ello que no debes engancharte al recuerdo de quienes te han rechazado antes. No todas las mentes funcionan de la misma manera, conoce más gente y prueba todas las veces que sea posible.

3

Si hay algo más molesto que lidiar con alguien que se asume como un perdedor empedernido, esa es soportar a alguien que no comprende el significado de un “no”. En este mundo lleno de gente extraña, hay un grupo de personas que piensan que una negación esconde tras de sí un guiño que coquetamente susurra “esfuérzate más”. Por ello, antes de perder la dignidad, es necesario entender que cuando alguien —sea hombre o mujer— dice “no”, sólo hay una forma de interpretar esa respuesta.

2

No conviertas tu mente en un generador de “momentos perfectos” para confesar tus sentimientos. Cuando alguien te gusta tanto que sientes la necesidad de decírselo, no esperes a que se abra el cielo y un coro de ángeles te ayude a confesarle tu amor. Sólo dilo. Mientras más esperes “ese momento”, tu mente generará escenarios cada vez más alejados de la realidad hasta llegar a un momento idílico que nunca llegará por lo ostentoso de tu visión.

1

Finalmente, aunque no es formalmente un modo de rechazo, es importante retomar el ghosting, pues hay quienes prefieren dejarte en “visto” antes que rechazarte. Si llevas meses esperando a que te respondan un saludo, es mejor que apeles a la dignidad y abandones toda esperanza de estar con esa persona. Su silencio vale más que mil palabras.

El rechazo es algo por lo que todo el mundo pasa en algún momento de su vida, no depende sólo de una cuestión física o de actitud; vamos, ni siquiera depende de ti. Es por ello que resulta imperioso comprender que cada quien siente afinidad hacia un tipo de personalidad distinta y que, aunque sea un poco difícil de aceptar, esa es la razón por la que el mundo es un lugar más emocionante.