MIE
JUN
20

¿DEBEMOS CLORAR EL AGUA QUE BEBEMOS?






22 noviembre, 2017

         

Los tarijeños seguimos preguntándonos qué sucede en este valle central en el que se detectan tantos casos de cáncer, seguimos viviendo así, con la pregunta colgando sin una respuesta que termine con ella. Es como que algo que nos esta matando va pasando a segundo plano en nuestras prioridades, parece absurdo pero posiblemente así sea, porque si no estamos en lo correcto no se comprende como podemos continuar caminando sospechando de lo que nos está aniquilando y no mover un dedo para tener certezas.

Rumores y comentarios hay muchos, especulaciones a flor de piel otro tanto, pero lo que vamos escuchando es de que algo sucede con el agua que consumimos, ya sea como elemento para regar cultivos o para nuestro propio consumo. Recordemos que hace unos meses salió un informe oficial del gobierno nacional indicando que en Tarija se detectan niveles muy serios de agro químicos y plaguicidas en las aguas de sus ríos y quebradas, las mismas con las que regamos lo que comemos, ni que decir de la influencia nefasta que podrían tener las lagunas de oxidación en el río Guadalquivir y en las napas subterráneas, resulta que nadie lo sabe ni a nadie le inquieta saberlo. Igual o peor grado de influencia podría tener el botadero de basura de Pampa Galana ya que se desconoce qué pasa con los líquidos provenientes de toneladas de desechos de todo tipo que pueden estar siendo absorbidos por el suelo desde hace décadas atrás…lo irónico es que hay varios pozos de agua alrededor del mismo y nadie se inmuta por saber si están libres de contaminación o no.

Tambien se escucha que en la fuente de provisión de agua para Tarija, se habrían enterrado desechos tóxicos envenenándolo pero no deja de ser eso… un algo no confirmado. Hoy, un experto extranjero nos dice que dejemos de clorar el agua que vamos a beber porque el cloro produce cáncer y resulta que desde siempre justamente hemos estado haciendo eso, clorando el líquido elemento. Según quienes lo hacen se respetan parámetros internacionales pero ya queda la duda clavada, no sólo por saber si es cierto este terrible anuncio sino también por ver si a alguien le importa resolver la incógnita…parece que a nadie y en esa apatía generalizada seguiremos lamentando tener parientes, amigos, conocidos, enfermos o ya fallecidos por causa de esta horrible enfermedad.