LUN
JUN
18

 ¿FEDJUVE EN CONTRA RUTA ?






21 noviembre, 2017

¿ Quién entiende a quién?… supuestamente el problema está resuelto y ahora los dirigentes vecinales advierten con acciones legales, ¿ acaso no coordinaron bien con el municipio con quien en otros tantos temas tienen un empatía envidiable?. Esa dirigencia siempre fue un obstáculo en las negociaciones con los micreros porque no se la vió apegada a los intereses de los vecinos pero si muy coincidente con todo lo que de la Alcaldía salía, al ver la figura de su presidente, Edwin Rosas, tan ligada a la del burgomaestre Rodrigo Paz, a quien incluso cargó sobre sus hombros cuando ganó la elección, se sentía que había un desequilibrio en la distribución de fuerzas. Se aconsejó que si se quería avanzar, esos dirigentes no fueran incluidos en el diálogo porque su apoyo barrial es muy dudoso hoy en dia.

En vez de cuestionar el difícil acuerdo sobre las tarifas apenas alcanzado, se debería observar lo que los transportistas se comprometieron a hacer porque en la calle casi todo sigue igual, buses sin luces de freno, humeando sin parar, deteniéndose donde sea, en media calle, ni siquiera mirando las  paradas marcadas y señalizadas, en fin, si el convenio sólo sirve para que suban sus tarifas y no se mejoren aspectos fundamentales de este servicio, equivocamos el camino. Somos de los que hablaron de una salida dialogada y consensuada pero con las cartas sobre la mesa para llegar a un acuerdo que determine derechos y obligaciones para ambos con los mecanismos establecidos para exigir su cumplimiento. Al parecer o no se negocia bien en la alcaldía o no se hace seguimiento para hacer respetar lo acordado.

La dirigencia encabezada por Edwin Rosas no debería conflictuar más, ya es tiempo de escuchar propuestas pro activas que no vayan al paso que marca el alcalde, esa es la razón por la que este dirigente va perdiendo fuerza, no se cree en la independencia de sus palabras y acciones, el haber hecho de cuasi vocero municipal le está pasando factura, lo triste es que la organización que preside también sufre el desgaste, debilitándola al extremo y al final no le será útil ni a los vecinos ni tampoco al alcalde.