LUN
JUN
18

Tarija: De la ansiada descentralización al estancamiento autonómico






20 noviembre, 2017

 

 

Crisis es quizá la palabra más utilizada por los políticos locales, pero unos 12 años atrás, el departamento apenas percibía el 11.33% aproximadamente de lo que recibe hoy

 

Jesús Vargas Villena/Bolinfo/Tarija

 

(elPeriódico-noviembre 20/2017) Con menos de Bs 17 millones, las prefecturas debían administrar el departamento de Tarija, no es un tiempo tan lejano, eso ocurría hace  doce años, cuando el proceso autonómico no se había desarrollado, pero ya se había logrado un pequeño paso con la descentralización.

La Gobernación en la actualidad, pese a estar en una crisis económica como mencionan sus administradores, maneja por encima de Bs 1500 millones, cuadruplicando al presupuesto de las gestiones anteriores a este periodo.

Incluso, en la gestión de Lino Condori Aramayo (2010-2014), se llegó a sobrepasar los Bs 4 mil millones. Los resultados son casi los mismos de las prefecturas que vivieron en la época de la descentralización, poco desarrollo a comparación de otras regiones que con un menor presupuesto, tuvieron un acelerado crecimiento, tal es el caso de Santa Cruz.

“Necesitamos inyectar recursos a la economía departamental para que todos los sectores puedan solucionar la profunda crisis que ha heredado Tarija, consideramos que es la debacle financiera más aguda de los últimos veinte años”, dijo el secretario de Coordinación de la Gobernación, Waldemar Peralta Méndez.

Según Peralta, la Gobernación afronta una de las mayores crisis económicas de los últimos 20 años, pero entonces, cómo puede explicarse la situación de aquellas gestiones que administraron menos del 10% de los recursos económicos que percibe actualmente la administración departamental.

Por este motivo, la Gobernación está accediendo a créditos y fideicomisos, que desde la perspectiva de los asambleístas, puede dejar una fuerte deuda a los futuros gobernantes.

La Gobernación accederá entre créditos y fideicomisos a 100 millones de dólares, para inyectar la economía departamental.

Esta situación de estancamiento se agrava más con la crisis institucional con la fuerte pugna política entre los líderes de las instituciones públicas departamentales creadas mediante el proceso autonómico: Gobernación, Asamblea Departamental, Gobierno Regional del Chaco, Asamblea Regional y subgobernaciones, casi todas confrontadas entre sí.

“Veo que Tarija está recibiendo más recursos a nivel nacional que otros departamentos, la verdad yo digo que aquí hay una crisis institucional, es decir, en el sentido de que cada uno hace lo que quiere, a su conveniencia y lamentablemente, no se busca la unidad”, analizó la presidente de la Asamblea Departamental, Sara Armella Rueda.

La realidad es que desde la instalación del proceso autonómico en Tarija en el año 2008, la situación no mejoró considerablemente como se esperaba, si bien las instituciones empezaron a manejar más recursos, no pudieron crear planes de desarrollo.

Las leyes 3015 de 8 de abril de 2005 y 3090 de 6 de julio de 2005 y los Decretos Supremos 28228 y 28229 de 6 de julio de 2005 y el 28429 de 1 de noviembre de 2005, promulgadas por los presidentes Carlos de Mesa Gisbert y Eduardo Rodríguez Veltze respectivamente, definieron las elecciones generales y de prefectos para el 18 de diciembre de 2005.

De ahí, se empezó a estructurar el tan ansiado proceso autonómico solicitado especialmente por cruceño y tarijeños.

“Se trató pues, de responder positivamente a una vieja demanda que permanecía en la mente y los sentimientos de los tarijeños desde años previos al nacimiento de la República el 6 de agosto de 1825; es decir, 1814 y 1826, cuando  decidimos desarrollar gestiones para ser una entidad separada de la Gobernación Intendencia de Salta, Argentina”, explicó el historiador, Elías Vacaflor Dorakis, respecto al proceso autonómico, como el pedido que le antecedía desde la región.

Según un trabajo de Vacaflor, los prefectos de la era de la descentralización, con muy pocos recursos intentaron hacer una serie de obras y planes de desarrollo departamentales, aunque siendo todavía muy dependientes de la administración central en La Paz.

La Ley de Descentralización para los críticos significó una “jugada política a la ajetreada vida nacional” y; una respuesta no satisfactoria a la vieja demanda reclamada por los pueblos de Santa Cruz y Tarija.

“La descentralización administrativa, fue un periodo que concluyó teóricamente el 8 de abril de 2005 al ser promulgada la Ley 3015 por el también presidente, Hormando Vaca Diez, dando paso a un nuevo tiempo de la vida democrática nacional”, explica Vacaflor.

Mediante esta ley aparece la elección directa y el voto popular de los nueve prefectos departamentales el 18 de diciembre de 2005, de ahí en adelante, la historia es por demás conocida. (eP).

elApunte

El periodo de la descentralización  

“Diez años son los que transcurrieron y doce los ciudadanos que escribieron este capítulo de la historia de Tarija”, indica el historiador Elias Vacaflor respecto al periodo 1995 – 2005, cuando estuvo en vigencia la Ley de Descentralización.

El movimiento cívico nacional, particularmente los Comités Cívicos de Santa Cruz y Tarija, se había propuesto “arrancar” al Poder Ejecutivo, una serie de demandas a base de una agenda. Por su lado, el Gobierno, presentó alternativas.

Por lo tanto, 1994 fue el año más significativo y; por ende, el que señaló la ruta y permitió al movimiento cívico  “imponer” al Gobierno el tratamiento de proyectos de descentralización administrativa que concluyó con la sanción y promulgación de la Ley 1654 de 28 de julio de 1995, explica el trabajo de Vacaflor.

En esta parte del proceso de negociaciones, Tarija tuvo un decisivo protagonismo a través del Cabildo Abierto de 1994. Fue el acto que, respaldado por la ciudadanía envió un  mensaje al Poder Ejecutivo a la cabeza de Gonzalo Sánchez de Lozada: “Tarija, no iba a permitir que se siga dilatando y escamoteando una vieja reivindicación”.

El proceso de la descentralización administrativa inició en 1984 y finalizó en julio de 1995, y en ese lapso, involucró a tres presidentes constitucionales: Víctor Ángel Paz Estenssoro, Jaime Paz Zamora y Gonzalo Sánchez de Lozada respectivamente.

“Después de diez años, seis meses y veintiocho días de dolorosa gestación, nació la Ley de Descentralización Administrativa el 28 de julio de 1995”, durante el gobierno interino de Hormando Vaca Diez, recuerda Vacaflor.