VIE
SEP
21

​Teodoro López el “Huesero” que llegó de Sella Cercado






20 noviembre, 2017


SAÚL CARDOZO/ BOLINFO/ TARIJA

(elPeriódico- Noviembre 20/ 2017)

Teodoro López asegura que “para ser huesero hay que tener el don, esto no se aprende ni se estudia, se nace con él”. Desde hace 53 años el hombre de cabello cano cura torceduras, falseaduras de columna, empacho, esterilidad y hasta el espanto, a niños, jóvenes y adultos, mencionó en su entrevista con el diario El Periódico, al indicar que llegó desde Sella Cercado para poder curar a las personas que le necesiten.
Su consultorio es un pequeño cuarto ubicado en el barrio Los Chapacos, la sala de espera y camilla son sustituidas por cuatro bancos de madera y encima una frazada, su publicidad está estampada en un pedazo de cartón, “Aquí se arreglan huesos, se cura de los sustos y el empacho”.
Teodoro, cuenta que su primera curación la realizó a los 9 años, en el pueblo donde nació (Sella Cercado), oficialmente comenzó con este oficio desde sus 12 años de edad. 
“Aún recuerdo ese día como si fuera ayer”, dijo, al mencionar que jugaba fútbol en su comunidad y un compañero se cayó y se torció su pie, de inmediato se acercó y le acomodo.

“Desde entonces comencé a curar, a mis hermanos, tengo cinco hermanos, yo soy el tercero, son dos mujeres y  tres varones”, cuenta Teodoro.
Es un legado de su padre

Teodoro, contó que el legado le dejó su padre quien era el huesero de la comunidad y mucha gente le visitaba.

“Recuerdo que un día llegó un señor a ver a mi papá, porque él también tenía el don, ahí yo le pedí a mi padre que me dejará ver la rodilla del hombre, vi que su hueso se salió, entonces con permiso de mi padre yo le puse una pomada, después quedó muy bien y pudo caminar”, relata.

Aunque su padre también era curandero, Teodoro afirma que “esto no se aprende, nadie nos enseña,  uno ya trae el don, Dios me dio el don para curar a las personas, porque para ser huesero hay que tener el don”, dice.
Luego de esta primera experiencia Teodoro continuó curando a las personas que lo visitaban, hasta que un día tuvo que salir de su comunidad, porque “pensaba hacer una vida fuera de la casa de mis padres”. Después, “la necesidad de trabajar” lo obligó a improvisar un lugar para atender a las personas. 
Teo, dice que seguirá trabajando hasta que “Dios le llame a estar con él”, ya que no le preocupa que su “don” se pierda, porque hay varias personas en esta tierra quienes también cumplen con ayudad a sanar a las personas.

“Todavía siento que pueda seguir curando, espero continuar hasta los últimos días de mi vida ayudando a las personas”, dijo Teodoro.

Es dedicado al campo

Teo, como le conocen por la zona, es un hombre dedicado a la vida de campo, tiene una pequeña huerta y algunos animales en Sella, no se formó en medicina y sus conocimientos y experiencias fueron adquiridas a lo largo del tiempo. 
“Atendí a mucha gente, soy un hombre muy solidario y vivo prácticamente en el anonimato. Tampoco vivo con todas las comodidades que cualquier persona con mucho menos capital pudiera vivir; porque él que viene a visitarme no le cobro absolutamente nada a nadie. A la persona que viene a ser atendida y quiere dejar algo lo hace,  él que no quiere tampoco le digo nada”, afirmó, Teo.

Muchas personas que le conocen desde joven, mencionan que en su tierra, es dedicado a las labores del campo, porque desde que amanece hasta que cae el sol, él está trabajando; sin embargo, ahora ya a sus 78 años de edad, se encuentra en la ciudad y sólo los sábados y domingo se va a atender sus cosas. (eP)

EL APUNTE

Los curanderos son requeridos 
Probablemente todos, en alguna ocasión, hayamos oído a alguien decir que una ‘x’ persona sufría tal dolencia y que había visitado a muchos médicos, pero ninguno le solucionaba nada… Y un día, harto ya de consultas, de pruebas, de análisis y te intervenciones varias, se había puesto en manos de un curandero y, al poco tiempo, ya no presentaba esa dolencia.

Hay quien dice, incluso, que en una visita posterior al médico, éste no se explicaba cómo se había producido tal mejoría… ¿Cómo puede ser?

Tenemos dentro de nuestro cráneo una masa celular que constituye la estructura más compleja que existe y, a pesar de los numerosísimos estudios de que ha sido objeto, a estas alturas de nuestra evolución sólo ha sido posible conocer de forma parcial tanto su desarrollo como su organización.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.