VIE
NOV
24

La provincia Arce, con su capital Padcaya, creada el 8 de noviembre de 1894 celebra 123 años de su creación






5 noviembre, 2017

 

 

 

Mediante Ley sancionada por el Congreso Nacional en la ciudad de Sucre, Chuquisaca el 5 de noviembre de 1894 y promulgada el 8 de noviembre de 1894 por el Presidente Mariano Baptista Caserta, fue creada la provincia Arce del Departamento de Tarija con su capital Padcaya.

 

La mencionada disposición en  su Artículo 1º disponía elevar al rango de provincia del Departamento de Tarija, con su capital Padcaya, la original Segunda Sección de la provincia de Concepción, con los cantones  Bermejo, Chaguaya, Camacho y los vice cantones Rosillas, Tariquía, Tacuara, Cañas, Mecoya, Rejará, Merced, Toldos, San Francisco y Orozas y el su Artículo 2º  honraba a esta región del Departamento  con el nombre de Provincia Arce en memoria del notable estadista y ex-presidente de la República, Aniceto Arce Ruiz, abogado, empresario y político boliviano. Nació el 17 de abril de 1824 en la casa de Rosaura Arce vda. de Trigo, posteriormente llevado a la propiedad de sus padres en la comunidad de Charaja, provincia Avilés y después  a Padcaya. Murió en su propiedad de Tirispaya, Sucre el 14 de agosto de 1906. Asumió a la Presidencia de la República el 15 de agosto de 1888.

 

ORIGEN QUECHUA Y AIMARA

 

Entre los años 800 y 900 D.C., la región estuvo ocupada por grupos de origen aimara: Culturas pre Tiwanaku y Tiwanaku, las mismas que posiblemente, penetraron por Chaguaya y que se expandieron hacia el este y sureste. Pucaras y algunos restos de cerámica son parte del testimonio encontrado de esta cultura en la región. Posteriormente a los aimaras, sobrevino la civilización quechua. El registro histórico señala que a principios del siglo XVI llegaron por el Abra de Pinos, una gran comitiva de invasores a la cabeza del Inca Sayri Yupanqui, después de cruentas luchas con los chiriguanos que poblaban el valle la serranía de Camacho, Alisos, Tacuara y alrededores y sentaron sus reales en el lugar denominado “El Saere”. Por hábito se denominaba al primer pueblo conquistado y organizado con el nombre del Soberano o Jefe del clan, motivo por el cual la comarca del Cantón Orozas Abajo, denominado con su  primitivo nombre “El Saere” es la actualmente comunidad de “El Saire”, en probidad al Inca conquistador.

 

En la parte Este del territorio habitaban los Chiriguanos, quienes ampliaban sus dominios llegando hasta el valle de donde se proveían de importantes recursos, mediante hostigamientos permanentes a los grupos poblacionales llegados desde el occidente. En la jurisdicción de la actual provincia Arce existen rasgos de la identidad quechua donde pernoctaron y vivieron estos pobladores originarios, como El Sayri, Rumihorco (cerro de piedra), Virkijocha (charco de agua), Saccharuna (árbol de forma de hombre), Rumicancha (corral de piedra), Chalamarca (lugar de pasto), Huacanki (donde lloraste), Cachimayo (río salado), Canchasmayu, Queñahuayco y otras expresiones que testifican la presencia quechua, además de gravados en bajo relieve de motivos incaicos registrados en el Angosto de Orozas que representan al sol y la llama divinizando al su Dios en el astro rey del universo y del animal que les proporcionaba alimento, vestuario y transporte. Esta situación de asentamientos esporádicos por parte de grupos de distinto origen étnico, dio lugar a una característica muy particular que no se presenta en el resto del territorio nacional. En el valle de Tarija quedó la herencia lingüística de los dialectos e idiomas originarios. Considerando esta ubicación geográfica, configurando una frontera como de encuentro de culturas de origen contrastante, el territorio tuvo una resultante inestabilidad política, de fricciones inter étnicas, invasiones continuas, generando una zona con inseguridad territorial. A la llegada de Luis de Fuentes y Vargas en 1574, la población indígena tenía por misión cuidar las fronteras (mitmaqkuna) de los grandes señoríos aimaras y las poblaciones más definidas fueron los Karangas, Chichas, Churumatas, Juríes, Tomatas y Moyo-Moyo. Los Karangas se encontraban al sur de Tarija, en los alrededores de Chaguaya, donde convivían con los Xuri (Juríes), originarios de Tucumán. La fortaleza Aquilcha fue construida por ellos y desarrollaban tareas de defensa y agrícolas. Habrían sido asentados por los Incas, en un intento de protección y autoabastecimiento. Los Xuri o Juríes, originarios de Tucumán, al igual que los Karangas, se encontraban asentados en Chaguaya, como en el valle de Camataquí, en las márgenes del río San Juan del Oro, del río Grande de Cinti, en la jurisdicción de los Karangas. Los Chichas habitaban la región de los ríos San Juan del Oro (Chichas) y Camblaya (Cinti). Los españoles, en 1574, los llevaron a Tarija en calidad de tendarunas, es decir, un grupo poblacional mitimayos destinados, por sus curacas, para resguardar la frontera. Desempeñaron labores en construcciones públicas, siendo también asignados al laboreo agrícola en las haciendas de los españoles. Los Churumatas, que en condición de mitmaqkuna habitaban en los fuertes incaicos situados a lo largo del río del Pilcomayo, en la zona media de la cuenca. También se encontraban en el valle de Concepción, en la desembocadura de la Angostura, Chocloca y Guairuana, en cuyos alrededores sostenían al menos dos fuertes. Hasta mediados del siglo XVI, los Churumatas fueron despoblados al encontrarse en encomienda a vecinos de La Plata (Charcas) y otros que se asentaron en la región de Tucumán.

 

 

Pie de foto: Mapa: Atlas Estadístico de Municipio. INE/PNUD. 2004

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Los trabajos y las charlas de salud de la periodista, Karla Revollo, revelando información que es importante conocer, especialmente para los padres de familia, entendiendo que el acceso a la misma es un derecho universal. 

RESTA

El desencuentro entre las instituciones departamentales. Nuevamente el gobernador, Adrián Oliva y la presidente de la Asamblea, Sara Armella, no pudieron concretar acuerdos por los créditos y fideicomisos.