LUN
JUN
18

NO SE PAGA EL DOBLE AGUINALDO






31 octubre, 2017


El gobierno nacional confirmó que el crecimiento del producto interno bruto (PIB) no es suficiente como para poder pagar el segundo aguinaldo, beneficio sui generis que convulsionó al empresariado privado nacional y alegró a los trabajadores, una medida única que trajo consigo consecuencias en todo orden.

Segundo año consecutivo que no se cancela para respiro de una empresa privada que lucha por la estabilidad, por el equilibrio, en una economía que se mantiene regulada pero que sintió los embates de la caída en la venta de gas natural a nuestro vecinos, Brasil y Argentina, que requirieron menos que antes con la consabida reducción de ingresos y regalías para las regiones productoras, Tarija en primera fila. Ademas del desplome de los precios del petróleo a nivel mundial. El dirigente obrero, Walter Aguilera, cuestionó el doble aguinaldo porque según su criterio, contribuyó a que los productos de la canasta alimentaria incrementen su costo, sin duda que al haber tanto circulante en la calle, la especulación fue ganando terreno ocasionando la suba de precios que nunca más volvieron a bajar, en desmedro de la familia boliviana pues el beneficio se otorga una vez al año y ese incremento se mantiene siempre.

Para muchos de los que calificaron el segundo aguinaldo como populista y pensaron que a pesar de todos los problemas vigentes se seguiría pagando, el gobierno ha mostrado responsabilidad en estas dos ultimas gestiones al no hacerlo, alivianando una pesada carga para si mismo y para los empresarios, en especial los pequeños y medianos, que ven como sus empresas padecen las consecuencias. Algunos incluso consideran que este “bono” trajo consigo desempleo y es posible que así sea, pues implica un compromiso más que se suma a los muchos que ya están vigentes en materia laboral y social. Habrá que ver si lo mejor es dejar que la gente se olvide de él, ya que es un pendiente que cada año cuesta más cancelar.

El próximo año es pre electoral, habrá que ver qué hace el gobierno nacional, no se prevé un cambio sustancial en los ingresos, es posible que el crecimiento esté por el orden del actual, lo que no es para nada malo o negativo si vemos al ritmo que crecen otros países de Sudamérica, seguirá siendo una duda, una incógnita, hasta conocer los datos oficiales que señalen el porcentaje final del que depende el doble aguinaldo.