DOM
SEP
23

​Socios de Cosaalt pasan de 30.000 a 40.000 mil en un año






30 octubre, 2017

La Cooperativa de  Servicio de Agua y Alcantarillado de Tarija, es la encargada de garantizar el suministro del servicio, como la recolección y disposición de las aguas servidas de la ciudad de Tarija



Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena



(Verdadcontinta-octubre/2017) El sistema de agua potable de la ciudad de Tarija tiene 78 años. Fue construido en un tiempo en el que el los habitantes de la ciudad, no llegaban a la cuarta parte de la población actual. 

Ubicada a 13 kilómetros de la ciudad de Tarija, la toma del Rincón de la Victoria aún aporta el 70% del agua potable que consume la ciudad, pese a que el número de habitantes es mayor que el año de su construcción: 1939.
Durante la época de lluvias, de noviembre hasta abril, la toma tiene la capacidad de transportar 345 litros de agua por segundo, es decir, de funcionar a su capacidad máxima. “El caudal en verano es suficiente”, explicó el ingeniero Eduardo Coila Flores, quien es gerente técnico de Cosaalt. 
Sin embargo, la situación cambia durante los meses secos, en los que los canales apenas logran transportar 110 litros por segundo, aunque la demanda de la población es la misma a lo largo del año.
“Actualmente tenemos dos fuentes sub superficiales”, explicó Coila respecto a otras tomas que se suman para el suministro, con el fin de satisfacer la demanda de la población. 
Trata de la galería filtrante del río Erquis y del sistema de bombeo de Las Tipas, cuya producción, en ambos casos, llega a los 110 litros de agua por segundo.
A lo anterior se suman 50 pozos profundos que fueron perforados con el mismo fin: dotar agua potable a la ciudad de Tarija. “En promedio, los pozos dotan 260 litros por segundo”, explicó Coila.
En total, tomando en cuenta la toma del Rincón de la Victoria, la galería filtrante, el sistema de bombeo y los pozos, la producción de agua alcanza los 545 litros por segundo.
Sin embargo, los cortes de suministro son cada vez más esporádicos. “Si bien estamos pasando la época de estiaje, Tarija no tiene un racionamiento severo, como en años anteriores”, argumentó el ingeniero.
Aunque cada vez los racionamientos son menores, debido a las acciones que están realizando para dotar de agua a los usuarios, tal como explicó Coila, el número de usuarios aumenta radicalmente cada año, haciendo que la cooperativa plantee nuevas estrategias para el futuro.
Según datos de un reportaje realizado en el año 2016 por el equipo de Verdad con Tinta, Cosaalt tenía aproximadamente 30.000 socios. Un año después, la cooperativa tiene más de 40.000 socios, notándose un incremento del 27%. 

Los datos fueron confirmados por el ingeniero, quien acotó que “el crecimiento poblacional es grande”.
“Estamos trabajando en el Programa Guadalquivir”, explicó respecto al proyecto que encaran conjuntamente con la Cooperación Alemana, la Alcaldía, la Gobernación y el Gobierno Nacional,  a través del que buscan generar 310 litros de agua por segundo para garantizar la demanda futura, tomando en cuenta el acelerado ritmo con el que aumentan los usuarios año tras año. 

“El proyecto está en plena ejecución, agregó”.
El proyecto Guadalquivir consiste en la construcción de tanques de almacenamiento, puentes, una planta de tratamiento en la zona de Senac y la ampliación de la planta de tratamiento de la zona de Tabladita, duplicando su capacidad actual, entre otros.