LUN
OCT
15

Tres “chorros” son enviados a la cárcel por robar una motocicleta






27 octubre, 2017

 

 

SAÚL CARDOZO/ BOLINFO/ TARIJA

(elPeriódico-Octubre 26/2017) Tras realizar una importante valoración de los hechos, el juez de instrucción cautelar primero en lo penal, en suplencia del cuarto, Walter Chumacero, resolvió enviar al penal de Morros Blancos a tres sujetos imputados por robo de motocicleta y de autopartes.

La audiencia debió realizarse  en la mañana del jueves; sin embargo, el juzgado tenía otra audiencia y por ello  fue realizado en la tarde, de donde fueron llevados los tres procesados al penal.

El fiscal de materia, Antonio Cavero, en audiencia cautelar, hizo conocer al juez de los riesgos procesales de fuga y de obstaculización de los sospechosos,  además que existe la probabilidad de autoría del hecho investigado.

En los antecedentes del caso, Diprove refiere de una denuncia de robo de un vehículo el 21 de octubre y por ende, todo el equipo de inteligencia empezó a trabajar e investigar qué es lo que pasó, como los antecedentes del hecho de un robo en el barrio 20 de Enero.

En las investigaciones  que realiza Diprove, constató el paradero de uno de los sospechosos, quien sería el posible autor del robo de la motocicleta; sin embargo, continuaron con el trabajo, pudiendo dar con su cómplice.

Posteriormente,  dieron con una tercera persona,  quien sería un mecánico  que desmantelaba las motocicletas robadas.

La casualidad es que robaron una motocicleta marca Montero, cilindrada 250 de color rojo con placa 43 KTX.  Con el trabajo de investigación,  fueron armando el caso de que las personas aprehendidas robaban un vehículo y le entregaban al mecánico, quien los desmantelaba, sacando pieza por pieza. (eP).

 

EL APUNTE

El trabajo que realiza Diprove

La Dirección Departamental de Prevención de Robo de Vehículos (Diprove) en distintos operativos realizados durante octubre, logró recuperar doce motocicletas que estaban denunciadas como robadas.

Cerca de cuatro motocicletas fueron recuperadas en distintos talleres mecánicos, aparentemente, les hacían las modificaciones en esos lugares con el objetivo de que los propietarios no las reconozcan.

El restante de las motos fueron encontradas por los controles sorpresivos del plan denominado “Ñandereco”, además en operativos efectuados en la zona del Mercado Campesino, en el barrio 4 de Julio y en el mismo centro de la ciudad, transitando con otros propietarios.