MIE
NOV
14
MIE
NOV
14

​Micreros no descartan vender sus micros para unirse al servicio de taxi






25 octubre, 2017

Jesús Vargas Villena/Bolinfo/Tarija


(elPeriódico-octubre 25/2017) “¿Cuánto cobra un taxista?”, pregunta el secretario general del Sindicato La Tablada, Jorge Gareca Cavero, al periodista, al acotar que un taxi pide como mínimo Bs 5 por el pasaje, cuando según la normativa municipal,  el precio es de Bs 3,50. 

“Ellos no cumplen con las tarifas establecidas, pero nadie les controla”, reclama Gareca al acotar que una situación similar ocurre con los sindicatos de taxi trufi,  que cobran Bs 2 por pasajero, sin darle mayor comodidad.

Al estar prácticamente estancadas las posiciones, los choferes de micros saben que es casi imposible aguantar más de una semana de paro, por ende, dijo que una de las alternativas que están tratando,  es de vender sus micros y comprar vehículos más pequeños. 

“Vendes un micro y podrías comprar dos vehículos para que empiecen a trabajar como taxis”, comenta Gareca. 

“Es preferible tener tres autos a un micro”, acota otro miembro del sindicato.  

Esta opción la trataron los miembros de los diferentes sindicatos, al referir que los controles con los otros servicios del transporte son mínimos o nulos. 

“Hay compañeros que se están yendo a comprar vehículos a Potosí o Santa Cruz”, dijo el dirigente. 

Los micreros reunidos en su sede ubicada al fondo del edificio que utiliza la Federación Departamental del Autotransporte 15 de Abril, refirieron que esta alternativa está latente. 

“Congestionarían más la ciudad”, le dice al periodista, pero rápidamente responde que no queda otra alternativa. 

“A nosotros nos controlan todo, a los otros-taxis- no les dicen nada”, recriminó Gareca. 

La ciudad de Tarija cuenta con un parque automotor de 64 mil vehículos, con angostas avenidas y calles, sin alternativas de escape. 

El servicio de micros con sus 25 líneas habilitadas y unos 525 vehículos son parte de este caos vehicular. 

De concretarse esta particular opción que analizan los micreros, el parque automotor crecería casi en unas mil unidades. 

 Los micreros piensan en la opción de crear nuevos sindicatos de taxi trufi o también unirse al servicio del taxi libre. 

“Particularmente, yo me atrevería a comprarme dos vehículos y ponerlos al servicio de taxi, que es donde menor control se tiene”, dijo Gareca. 

Sin embargo, desde la dirigencia vecinal cuestionaron a Gareca de hablar en nombre de los choferes de micros, cuando él ni siquiera conduce uno. 

“Toda mi vida conduje un micro, pero ya tengo 73 años y estoy cansadito, el físico no me da para trabajar una jornada completa”, respondió a esta crítica. 

Según el dirigente, la mayoría de los miembros de los sindicatos de micros, son personas mayores que contratan choferes. 

Un chofer percibe al mes unos Bs 1600 a Bs 1800 de parte del propietario del micro. 

“Tenemos una serie de gastos, más los contantes controles que solo nos hacen solo a nosotros”, refirieron los transportistas, al compararse nuevamente con los taxistas. 

El anuncio del alcalde Rodrigo Paz Pereira, de implementar un nuevo sistema de transporte en la ciudad de Tarija, es otro de los motivos por los que está vigente el planteamiento de la venta de sus vehículos para adquirir otros que ingresen al servicio de taxi.   

Controles y costos

“Si controlarían que solo suban cuatro pasajeros y no seis u ocho como hacen regularmente, pero no lo hacen”, cuestionó una vez más el micrero, respecto a la postura de la Alcaldía de no ceder en la nivelación tarifaria. 

Los sindicatos de micros pretenden subir el costo de la tarifa de una persona adulta de Bs 1,50 a Bs 2, situación que es rechazada por la Federación Departamental de Juntas Vecinales como por la misma Alcaldía. 

Las exigencias son la mejora del servicio, empezando por renovar sus vehículos, habilitar espacios para las personas con discapacidad, mujeres embarazadas y adultas mayores, entre otras.

También se les pide respetar las paradas establecidas, hacer el cambio de sus escapes, con el fin de disminuir los niveles de contaminación.

“Todo eso estamos cumpliendo, pero también se necesita del apoyo de la Guardia Municipal como de la Policía”, acotó otro dirigente del sector. 

 “Con 50 centavos más podemos mejorar el servicio”, afirma Jorge Gareca Cavero, quien argumenta que es necesaria la nivelación tarifaria, pues los precios en Tarija están más altos que en cualquier otra ciudad del país. 

“Una goma en Santa Cruz te cuesta Bs 700, mientras que en Tarija la encuentras a Bs 1.100”, compara el dirigente del transporte. 

Gareca para tratar de justificar el descrédito social por el intento de subir las tarifas del servicio de las líneas de micros, siguió comparando los precios de los accesorios de los vehículos en Tarija con la capital oriental. 

El precio del perno por unidad en Tarija es de Bs 5; situación que pudo certificarse en la visita a los comercios especializados; sin embargo, en Santa Cruz, es dos bolivianos menor,  unos Bs 3. 

Siguiendo en esa línea, otro propietario de un microbús acota que ir a un taller para una revisión del motor tiene un costo superior a Bs 2 mil. 

“Este control generalmente se hace una vez al año, pero si vas a un taller que no es muy bueno, puede volver a gastar dos veces en el mismo año”. (eP). 

 

elApunte

Bs 405 mil en pérdidas por paro 
Cada micro genera unos Bs 300 al día, de ese dinero, unos Bs 150 son de ganancia líquida, según explicaron en el Sindicato La Tablada. De ser así, cada propietario de micro perdería  por el paro del transporte que inició el pasado jueves, unos Bs 900 contando hasta hoy. 

Son por los menos unos 450 afiliados a los sindicatos de micros, haciendo una suma en base a estos montos, las pérdidas del sector por esta medida de presión asciende a Bs 405 mil. 

“Lo que la gente no se da cuenta, es que este servicio tiene un efecto multiplicador”, acota Gareca, respecto al movimiento económico en base a este sector.

“¿Fedjuve qué ganancia económica le da a la sociedad?”, cuestiona Gareca al volver otra vez a las comparaciones. 

Los transportistas explicaron que por lo menos unos 300 choferes perciben una remuneración, también las vendedoras de comidas, de refrescos, de accesorios, los talleres mecánicos, entre otros. “Sin este servicio se puede generar un fuerte daño a la economía”, indican los choferes. 
Nota de apoyo

Ciclistas resaltan tranquilidad de la ciudad 
“Es totalmente diferente salir en bicicleta en estos días”, resalta Mariela Rosales Yapur, una singular ciclista que salió a pasear con su bicicleta y se puso en la espalda un particular letrero. 

“Micros no les extrañamos. Atte. Los ciclistas”, dice en la cartulina pegada a su espalda,  con la que paseaba serenamente por las calles del centro de la ciudad. 

Como Mariela, otros activistas y vecinos, especialmente de la zona central, destacaron la ausencia de estos vehículos del servicio público en las calles. 

“El aire se siente más puro, no se respira tanto humo y tampoco hay contaminación acústica”, destaca Carmiña Villena Morales, una vecina del barrio San Roque. 

Rosales además destacó que las calles son más amigables, sin los choferes de micros, quienes generalmente generan congestionamientos. 

“Suelo discutir con los choferes de micros porque algunos no respetan al ciclista”, admite Mariela, al hacer memoria de un día regular en las calles congestionadas de la ciudad, situación que no ocurre con la medida del paro de los transportistas.

Mientras tanto, la simpática joven como otros vecinos y ciclistas, aprovecha de transitar serenamente en su bicicleta. 
Los datos 
Por día, un micro que cumple el servicio completo recauda Bs 300, de ese monto, el propietario percibe en líquido Bs 150, de no existir otros gastos.
 

 Unas 25 líneas con 525 micros cubren el servicio principal del transporte de la ciudad de Tarija.  

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El esfuerzo del sector empresarial para la ejecución de ferias temáticas, como la realizada el pasado fin de semana. La Feria de la Construcción congregó a los empresarios de este sector.

RESTA

En Tarija proliferaron los casos delincuenciales relacionados con la falsificación de documentos, la mayoría con poderes notariales para la compra y venta de inmuebles o de vehículos.