VIE
NOV
24

La Asociación “Porvenir de Tarija” destacaba la necesidad de abrir un paso al Atlántico, para exportar la rica y valiosa producción del Departamento






22 octubre, 2017

 

 

En el acto de posesión de la Directiva y ante una masiva audiencia que consideraba la apertura de una ruta comercial al Atlántico como una actitud de alto interés para el futuro del Departamento de Tarija y el sur de la República, el Presidente de la entidad Martín Trigo, en sus expresiones afirmaba: “… comprendemos la necesidad de abrir un paso al Atlántico, para exportar las ricas y valiosas producciones de nuestro Departamento y recibir por esta vía las luces, la civilización de la culta Europa” ; y exhortaba “…basta de guerras civiles, vivamos de nuestros fértiles campos, explotemos nuestras tierras robusteciendo nuestras haciendas”. A su vez, el Secretario Ignacio Hurtado haciendo alusión al aislamiento en que vivía Tarija y al sacrifico de la conquista del Chaco por las misiones religiosas manifestó;  “…vivimos solos sin conocer a nadie, comemos mal y vestimos peor. Nada esperemos de extraños que no conocen ni las riquezas que guardamos  en nuestros campos, montañas y serranías. Vamos al río Paraguay, donde fueron nuestros antepasados llevando misiones y rindiendo la vida en la sierra estrecha, mala y salvaje”.

 

En consecuencia y para consolidar su actividad en procura de sus objetivos, la asociación hizo conocer al gobierno nacional la conformación de la institución y demandó la aprobación de sus Estatutos  contenidos en treinta y tres artículos. El artículo relativo al financiamiento de la entidad establecía el costo de cada acción que era de 100 Pesos Bolivianos. El Gobierno desde La Paz, aplaudió la iniciativa tarijeña y atendió la demanda de aprobación de los Estatutos, suscribiendo la compra de 10 acciones  ordenando que las mismas sean entregadas al Tesorero Gral. Rojas en Potosí. El Secretario General del Gobierno Mariano Donato Muñoz, en adhesión a la proposición y en cumplimiento de instrucciones del Poder Ejecutivo, puso a disposición de la asociación “cien fusiles corrientes de una onza de calibre”.

 

EL OBJETIVO: CAMINO AL PARAGUAY

 

 

La asociación “Porvenir de Tarija”  proponía como objetivo básico la apertura de un camino a la margen occidental boliviana del río Paraguay, fundar un puerto y establecer Colonias en los puntos necesarios para garantizar su transitabilidad.

Para este propósito exigió al Gobierno Nacional  la cesión por 24 años  del 50 por ciento de los derechos de importación y exportación que se hiciese por esa vía, una legua de terreno a cada lado del camino que debía abrir  y el reconocimiento de los derechos de propiedad de cada Colonia construida.  Al cumplimiento de los 24 años de cesión, el Estado asumía el dominio pleno, debiendo pagar el justo valor de las tierras, estancias y dependencias que estuviesen fundadas y en explotación  comercial o industrial.

 

Una de las comunicaciones enviadas al Gobierno Central por el Prefecto Martin Trigo, señalaba que “… la sociedad va a conquistar para Bolivia un suelo rico, hoy en poder de los salvajes y mañana quizás, si no se realiza esta empresa, estaría en poder de alguno de nuestros vecinos que se llamarían dueños, por el hecho de haberlo ocupado antes que nosotros que somos sus propietarios”. Trigo, a través de sus acciones administrativas, manifestó su visión futura en torno a la perspectiva del Departamento y del Chaco, previsión de un verdadero hombre de Estado. El paso del tiempo le dio la razón y confirmó sus preocupaciones por el territorio tarijeño ante el surgimiento de las ambiciones de los países vecinos que miraron las potencialidades del Departamento de Tarija y desarrollaron todo tipo de gestiones para incursionar y apoderarse de nuestro territorio;  es decir, Argentina a través de Tratados y Paraguay mediante una cruenta guerra.

 

LAS DIFICULTADES Y LA FRUSTRACION

 

La implementación del proyecto confrontó muchas dificultades desde su inicio, primero con la adquisición de las acciones debido a las destinatarias a los centros financieros donde se concentraba el flujo de capitales, que estaba centralizado en la sede de gobierno, La Paz; agregándose a esto la situación de inestabilidad política del gobierno de Mariano Melgarejo caracterizada por frecuentes movimientos sediciosos e insurrecciones contra el régimen imperante, hechos que afectaron de manera definitiva al espíritu y objetivo propuesto por la asociación. La propuesta de la asociación “Porvenir de Tarija” quedó estancada y gradualmente el ambiente  de optimismo, confianza y esperanza  fue disminuyendo hasta quedar en la frustración y paralización de ese importante proyecto y aspiración departamental.

 

A ese escenario se sumaron  los fracasos de las expediciones de estudios de navegación patrocinadas por el Gobierno Nacional en los ríos Pilcomayo y Bermejo, resultados que terminaron por destruir de manera definitiva el patriótico objetivo de consolidar una salida al océano Atlántico, a través del río Paraguay con fines comerciales que habría generado un significativo impulso al desarrollo del Departamento de Tarija.  La labor emprendida por los tarijeños  en el año 1867, que además de intentar abrir una ruta hacia el Atlántico, conllevaba acciones de defensa de los derechos de Bolivia en el Chaco y en la banda occidental del río Paraguay,  tampoco contó con el apoyo de los grandes capitalistas de la época que tenían sus expectativas  e inversiones en la actividad minera, relegando el desarrollo de las regiones del sudeste de la República.

 

ANTECEDENTES

 

 

La exploración del rio Pilcomayo como ruta para vincular Tarija con el Atlántico data del Siglo XVI, registrándose el primer intento en el año 1721, por el P. Gabriel Patiño que partió desde Asunción navegando el Pilcomayo hacia el norte en un buque a vela asistido por indios de la zona, quedando varado por obstáculos de los bañados (barro y arena). La memoria oral guaraní denominó a estos bañados como “Los “Valles de Patiño”.

 

La segunda prueba se registró el año 1741, veinte años después de la exploración del P. Patiño y estuvo a cargo del P. Castañares, siguiendo la ruta de su predecesor, siendo asesinado por los salvajes en el km. 175 del recorrido; finalmente el tercer intento aconteció el año 1785 cuarenta y cuatro años después, la cual fracasó  ante la imposibilidad de vencer los pantanos y ciénagas en los esteros de Patiño.

 

Es importante destacar que a estos intentos fallidos, se agrega el mandato de la corona española emitida al Capitán Ortiz de Zarate para navegar el Pilcomayo hasta Asunción, orden que no fue cumplida por la muerte del conquistador español.  En ese escenario se comprende la determinación del Virrey Álvarez de Toledo desde Lima para organizar una campaña contra los chiriguanos y consolidar un trayecto de agua desde el Pilcomayo hasta el Paraguay y Buenos Aires, así como un camino de tierra desde Potosí hasta Buenos Aires. Esta ofensiva estuvo compuesta a través de tres frentes, Gabriel Loayza desde Chuquisaca y Santa Cruz, Juan Ortiz de Zarate en el Parapetí y el propio Virrey Toledo  en el Pilcomayo. La chiriguanía impidió este propósito respondiendo de manera eficaz a través de la guerra de guerrilla, defendiendo y expulsando de su territorio a los conquistadores.

 

Otro intento notable fue emprendido por el francés Jules Crevaux was a French doctor, soldier, and explorer.Jules Crevaux,  médico, soldado y explorador, conocido por sus viajes de exploración al continente americano. Este intrépido francés en el año 1882  manifestó su intención de explorar  el río Pilcomayo, siendo sacrificado por los chiriguanos en su intento. El 26 de enero de 1882 se promulgó el  “Plan de Gobierno para iniciar y promover el adelanto del  territorio del Departamento de Tarija”, por el Presidente Narciso Campero y entre sus objetivos  estratégicos consideraba llegar al Atlántico desde Tarija por el río Pilcomayo y el río Paraguay. A esto se agregan la expedición Magariños  en 1843 para consolidar el territorio del Chaco y estudiar la posibilidad de navegabilidad del Pilcomayo,  Enrique Van Nivel en 1844, las misiones a cargo del Cnel. Manuel Othón Jofre en 1872 y del Cnel. Andrés Rivas y Daniel Campos en 1883.

 

El establecimiento de una ruta para vincular Tarija con el rio Paraguay y el Atlántico, tiene su origen desde la propia concepción de la conquista territorial del sur instruida por la corona española y posteriormente en la época Republicana, fundamentalmente como consecuencia de la perdida de las costas del Pacifico como resultado de la guerra con Chile. El registro documental establece que todos los intentos fueron fallidos, debido a  factores geográficos, interculturales, económicos y políticos, entre los más principales.

 

ORIGEN DEL NOMBRE DEL  RIO PARAGUAY

 

 

Río Paraguay, en portugués, rio Paraguai. Es uno de los principales ríos de América del Sur, el principal afluente del río Paraná y uno de los más importantes de la Cuenca del Plata. El nombre es de origen Guaraní; el sufijo ay significa río, mientras que el significado del prefijo para no está esclarecido, probablemente sea una mutación de Payaguá“, nombre derogativo con el cual los guaraníes apelaban a los integrantes de una etnia  Pampida del Chaco y el actual Paraguay Oriental, que hacia el siglo XVI habitaba en la zona de confluencia de los actualmente llamados ríos Paraná y Paraguay.

 

Esto es, la etimología más probable significaría “río de los Payaguás”. El río Paraguay (en portugués, rio Paraguai) es uno de los principales ríos de América del Sur, el principal afluente del río Paraná y uno de los más importantes de la Cuenca del Plata.

 

El rio Paraguay, nace en el Estado brasileño de Mato Grosso y está formado por el San Lorenzo y el Cuyabá. Su anchura media es de 500 metros, su profundidad de 5,50  metros y su longitud total de 2.625 km. Sus afluentes más importantes del margen izquierda son el Apa, Aquidabán, Ypané, Jejuí, Manduvirá, Piribebuy, Salado y Tebicuary; el Verde, el Negro y el Pilcomayo son sus tributarios de la margen derecha. Sirve de límite entre Brasil y Bolivia, entre Brasil y Paraguay, y entre éste último y Argentina, hasta desaguar en el río Paraná frente a la localidad argentina de Paso de la Patria. Su curso alto forma en gran parte los mayores humedales de América: los (Bañados de Otuquis) y el Gran Pantanal, hasta el siglo XIX, Laguna de Xarayes, que actúa como un gigantesco regulador de su caudal, y, a su vez, del caudal del río Paraná. Es la principal arteria fluvial de la región, en especial, de Paraguay. Su cuenca, que tiene una superficie de 1.168.540 km2, está entre las 20 mayores de la Tierra. Tiene una longitud total de 2.625 km, 1.308 km discurren por territorio brasileño; 57 km forman frontera entre Brasil y Bolivia; 328 km frontera entre Brasil y Paraguay; 537 km discurren exclusivamente en territorio paraguayo; y 390 km forman frontera entre Argentina y Paraguay. Su régimen es bastante regular lo que lo hace propio, con un caudal promedio de 4.300 m3/s. Que lo sitúan también entre los cuarenta ríos más largos del mundo.

 

DESCUBRIMIENTO DEL PARAGUAY

Alejo García, náufrago de la fallida expedición del malogrado Juan Díaz de Solís, con algunos compañeros con quienes se refugió en la isla Santa Catalina, frente al Brasil actual, seducido por las leyendas que se contaban entre los nativos de la existencia de ricas ciudades hacia el oeste abundantes de oro y plata, pasó con su expedición de aborígenes guaraníes por lo que sería el Paraguay, en 1524, siendo así su descubridor por tierra.

En 1526, Sebastián Caboto o Gaboto, desviando de su viaje a Las Malucas como había pactado con el Emperador Carlos V de España, se propuso encontrar un camino más breve para llegar a la Sierra de la Plata fascinado con los cuentos recogidos de los compañeros del infortunado Alejo García y de las ricas muestras que le exhibieron, descubre el Paraguay por agua, navegando el río epónimo hasta el lugar en que fuera muerto Alejo García por los aborígenes lugareños, de donde regresa a España con gran desaliento por el escaso éxito de su esforzado emprendimiento. A su respecto cabe aclarar que Caboto y Gaboto navegó unas leguas las aguas del Paraná antes de remontar el río Paraguay, hasta las cercanías del Salto de Apipe, donde actualmente se levanta la Represa Binacional Yacyretá. Allí le informaron los nativos que el rumbo a la Sierra de la Plata era remontando el Río Paraguay. Nunca navegó el Paraná entre las actuales ciudades de Encarnación y de Posadas como se sostiene equivocadamente por algunos historiógrafos. Con sus embarcaciones jamás hubiera podido superar el Salto de Apipé.

 

La gran expedición de Pedro de Mendoza en 1536, Primer Adelantado del Río de la Plata, hubiera sido un completo fracaso de no ser por Juan de Ayolas que llegó a la Sierra de la Plata como era su misión, y por Juan de Salazar y Espinosa. El primero siguiendo el derrotero de Alejo García en busca de oro y plata, y siguiendo su misma trágica suerte; y el segundo, cumpliendo sus instrucciones, bajando desde los Xarayes hasta la bahía donde fundó el 15 de agosto de 1537 el fuerte Nuestra Señora Santa María de la Asunción, que se constituiría durante la conquista y la colonia en “… amparo y reparo”, y en “…madre de ciudades y cuna de la libertad de América”, al decir de Eloy Fariña Núñez.
DE ASUNCIÓN A SANTA CRUZ DE LA SIERRA
De Asunción partieron españoles y “·.. mancebos de la tierra” para fundar ciudades desde la lejana Santa Cruz de la Sierra en Alto Perú, actual Bolivia, hasta Santa Fe y la segunda y definitiva Buenos Aires, hoy capital de Argentina, que nacieron y crecieron de su vena nutricia. El territorio concedido por el Emperador Carlos V de España a Pedro de Mendoza era inmenso. La Provincia del Paraguay pasó a ejercer sobre el mismo pleno dominio, constituyéndose en la Provincia Gigante de Indias, entonces se creía haber llegado a las Indias occidentales hasta que Américo Vespucio demostraría que se trataba de un nuevo continente. Al norte hasta el Amazonas; al Sur más allá del Río de la Plata hasta las tierras magallánicas; al Este desde la línea de Tordesillas y el océano Atlántico y al Oeste más allá de los Andes abarcando 200 leguas sobre el Pacífico. Paraguay era una Provincia bioceánica
Sucesivas desmembraciones territoriales fueron reduciendo este vasto territorio a partir de los Tratados de Tordesillas y de San Ildefonso; la secesión de 1617 que aisló al Paraguay; la Guerra contra la Triple Alianza a cuyas resultas perdió el Chaco Central entre el Pilcomayo y el Bermejo y Misiones por el Tratado Irigoyen-Machain a favor de Argentina; y al norte el Matto Grosso que se adjudicó el Brasil por el Tratado Cotegipe-Loizaga, en virtud del reparto pactado en el inicuo Tratado Secreto de la Triple Alianza que definió la liquidación del Paraguay. Y la última, de más de 31.000 k2 rica en recursos naturales, sufrida a favor de Bolivia en una guerra victoriosa de las armas paraguayas. Es así como la Provincia Gigante quedó reducida a la superficie actual del Paraguay.

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Los trabajos y las charlas de salud de la periodista, Karla Revollo, revelando información que es importante conocer, especialmente para los padres de familia, entendiendo que el acceso a la misma es un derecho universal. 

RESTA

El desencuentro entre las instituciones departamentales. Nuevamente el gobernador, Adrián Oliva y la presidente de la Asamblea, Sara Armella, no pudieron concretar acuerdos por los créditos y fideicomisos.