DOM
SEP
23

​Caretas de superhéroes y emoticones darán rostro a las tradicionales “tantawawas” de Todos Santos






21 octubre, 2017

Agencias 

En los últimos años, la venta de las figuras de yeso se redujo porque las personas dejaron de creer en el Día de los Difuntos y, además que las nuevas generaciones prefieren Halloween.

Los superhéroes Iron Man, Spider-Man, Batman, Capitán América y una variedad de emoticones son la novedad en caretas que le darán rostro a las tradicionales t’antawawas (figuras de pan) en la celebración  de Todos Santos y el Día de los Difuntos que se festeja el próximo 2 de noviembre.
Virginia Poma, una de las comerciantes que ofrece las caretas de yeso en la puerta de la iglesia de Gran Poder en Max Paredes, relata a ANF que las figuras “novedosas” son un elemento importante para atraer clientes en este tipo de festividades, en especial a jóvenes y niños que gustan de estos personajes.
“Este año ha llegado Batman y otros superhéroes. También está el gatito con botas, el Rey Misterios y las caritas (emoticones). Ya han llevado harto, la gente que viaja a los pueblos es la que más compra y los jóvenes. Hay niños que vienen con su mamá y se hacen comprar para poner a su t’antawawa como si fuera un muñeco”, dice.
De acuerdo a la vendedora, los precios de las caretas oscilan entre uno y 20 bolivianos (por unidad), según el modelo y el tamaño de la figura que puede variar entre dos a 30 centímetros. Mientras que por docena se puede encontrar entre cinco, ocho, 15 y 100 bolivianos.
“Las caretas grandes, la docena está a 100 bolivianos porque cada figura  entra en una sola lata. Esos llevan cuando el fallecido era un abuelo o abuelita bien queridos e importante en la familia. Esos los más grandes”, afirma.

Los emoticones son la novedad
Respecto a los costos de las caretas de superhéroes dice que la docena varía en ocho y 15 bolivianos, mientras que los emoticones oscilan entre 15 y 20 bolivianos, dependiendo de los tamaños que son entre dos y tres centímetros.

Poma asegura que todos sus productos están elaborados con anilina, un colorante natural, que no es nocivo para la salud de las personas a diferencia de las caretas que llegan desde Perú que se caracterizan por imitar el color de la piel humana y tener un color abrillantado, ya que contiene químicos.
“Todas mis caretitas están hechos con anilina, no es peligroso porque es natural y además son productos nacionales, no como los que llegan de Perú son brillantes, pero peligroso porque cuando se hornea bota químicos y puede ser peligroso para la gente”, dice.

Para todos los gustos…
Otra vendedora de este tipo de productos, Daniela Chambi, oferta en su puesto de venta, ubicado en inmediaciones de la plaza Marcelo Quiroga Santa Cruz, una variedad de caretas para todos los gustos, entre ellos, están personajes de Pokemón, Los Simpson, Sherk, Fiona, Burro, la Dragona,  el Chavo, la Chilindrina.

Entre los más comunes se encuentran los caballos, cholitas, mineros, soldados, Achacachi moreno, angelitos, entre otros.
“Todas (las figuras) son de estuco y bien elaboradas. Ahora están saliendo los caballos, achachis y las cholitas”, remarca.
Chambi asegura que en los últimos años, la venta de estos peculiares adornos se redujo debido a varias personas porque ya no creen en el Día de los Difuntos o porque algunos, las generaciones más jóvenes, prefieren participar en actividades como el Halloween el 30 de octubre.
“Ya no es lo mismo, antes la gente desde los primeros días de octubre compraba sus caretas y había harto movimiento, ahora no es así. Unos porque son cristianos y no creen en las tradiciones y los jóvenes se preocupan por comprar disfraces, calabazas por Halloween, ya no valoran lo nuestro”, se lamenta.
Otras comerciantes del sector coinciden que a partir de la próxima semana, las ventas de las caretas aumentarán y que habrá más novedades.