SAB
FEB
16
SAB
FEB
16

Monasterio revela amenaza en su contra: “Voy a ir a tu casa perro de…”






18 octubre, 2017

ERBOL

El diputado de Unidad Demócrata (UD), Tomás Monasterio, reveló un audio de llamadas telefónicas en que supuestamente la excandidata el MAS, Carmen Lima Lobo, lo amenaza con palabras altisonantes de que iría a buscarlo a su casa y le advierte que la cárcel es un hotel para ella.

La amenaza surgió después de que Monasterio denunció que el narcotraficante Fabio Andrade Lima Lobo, detenido en Brasil con más de 400 kilos de cocaína, es hijo de la excandidata del MAS a subgobernadora de la provincia Mamoré en Beni.

“Me cago en vos y en Demócratas. Te lo voy a demostrar que me cago y a tu casa voy a ir a buscarte, perro de mierda”, dice la voz de una mujer en un audio publicado por Monasterio en su cuenta de Facebook.

En un escueto contacto con ERBOL, Monasterio señaló que Lima Lobo se identificó en las amenazas. “Claramente ella se ha identificado ante las muchas llamadas que me hizo se ha identificado personalmente que es ella”, dijo.

En la grabación se escucha también que la mujer advierte al diputado que conoce la ubicación de su vivienda y que tendrá el “placer” de presentarse ahí.

También la voz femenina asegura que tiene fotografías con el narcotraficante italiano, Marco Marino Diodato, quien estuvo preso en Bolivia y fugó en el año 2004.

“Me cago en vos. Si querés te mando fotos con el italiano Marino Diodato saltando en paracaídas en San Joaquín, en la avioneta de narcotraficante. FreScote de mierda. Eso te voy a mandar para que lo saques también”, se escucha.

“A mí me gusta tener los enemigos de frente, no me gustan de atrás, porque a mí no lo tomo tibio ni frío, para mi es caliente”, agrega la mujer quien además sostiene que “la cárcel para mí es un hotel”

SACA PUNTAS

mas
SUMA

En Bermejo se comenzaron a realizar tareas de limpieza y fumigación para combatir el dengue, enfermedad que ya suma más de 130 casos.

RESTA

Que se destruyan 17 toneladas de comestibles y otros productos decomisados por la Aduana, mientras existen centros de acogida en los que escasean los alimentos.