JUE
SEP
20

Evo cerró festejo de cinco días por el Che; oposición ve traición a la patria






9 octubre, 2017

ERBOL

El presidente Evo Morales cerró este lunes una celebración de cinco días por los 50 años de la muerte del guerrillero argentino-cubano Ernesto “Che” Guevara, en la población cruceña de Vallegrande, donde planteó a sus seguidores un decálogo de acciones en base a la lucha antiimperialista, mientras la oposición calificó de un “gesto indignante y hasta un acto de traición a la patria”,  la actitud del gobierno de rendir homenaje a un extranjero que vino a “matar bolivianos”. 

Desde el pasado jueves,   los medios estatales transmitieron los actos culturales, charlas de reflexión  y bailes a cargo de jóvenes, aparentemente admiradores del Che, que se trasladaron – según el gobierno- con sus propios recursos hasta la población donde murió el extranjero,  a manos de las Fuerzas Armadas bolivianas que combatieron la extensión del foquismo comunista.

Este lunes,  Morales cerró las jornadas por el Che con discurso y luego dio paso al festejo transmitido también por los medios estatales, ante las expresiones de rechazo de la oposición que cuestiona el uso de la logística presidencial y del aparato estatal, que volcó todos los esfuerzos para la organización, mantenimiento y desarrollo de estos actos.

Manifestó que los ideales del Che permitieron en Bolivia construir una democracia real y participativa en el que, quienes gobiernan manden obedeciendo, y como parte de su decálogo planteó el desafío de construir un mundo sin colonialismo ni oligarquías y en el que la familia comparta la solidaridad.

Plantea construir un mundo en el que se defienda y se practique el “derecho a la libertad de prensa, a la información” para lo cual pidió estar alertas a muchos medios de comunicación que pretenden criminalizar a los movimientos sociales y a los gobiernos antiimperialistas.

Sugirió también construir un espacio en el que los recursos naturales estén en poder del pueblo y no de las transnacionales, y construir un nuevo orden económico donde se practique la complementariedad, la ciudadanía universal y se erradique el racismo y la discriminación.

“El Che se instaló en los barrios, en las calles, en el campo, en las fábricas. Nunca como hoy es más necesario, está más vivo y se proyecta con más fuerza hacia el futuro”, manifestó  al remarcar que “ser guerrillero no es delito”, porque los antepasados se unieron para liberar la patria y hoy algunos exguerrilleros son presidentes y vicepresidentes.

OPOSICION ESTÁ INDIGNADA Y ANUNCIA FISCALIZACIÓN

La senadora opositora Jeaniñe Añez observó los actos de celebración en Vallegrande y La Higuera,  a “un invasor” y que “a título de defender ideologías, estaba asesinando a mucha gente  causando mucho dolor en varias familiares”.

Manifestó que estos actos suenan hasta indignante y una traición a la patria. Hizo votos para que el Gobierno responda a un acto de fiscalización para conocer cuánto se gastó en organizar una fiesta de cinco días, trayendo gente extranjera.

El senador Arturo Murillo criticó la actitud del presidente Morales de pisotear a los héroes de Ñancahuazú. “El acto que está haciendo el presidente, es un acto claro de traición a la patria y algún día, todos los que están metidos en esto, tendrán que ser juzgados. No puede ser que conmemoremos a alguien vino a invadir Bolivia y matar a bolivianos. Eso es inaceptable”, indicó.

El diputado opositor Amilkar Barral sostuvo que los actos no dejaron nada para Bolivia, es más causaron un enorme gasto económico porque a los que llegaron del exterior se les dio un viático de 1.200 bolivianos por día. “Es decir se traen aplaudidores de afuera y los bolivianos deben pagar”, dijo al anunciar actos de fiscalización al Canciller Fernando Huanacuni.

El asambleísta departamental del MAS, Gustavo Torrico, manifestó que los “guevaristas” no celebran solamente hoy, sino todos los días. Así como los árabes van a La Meca, los “guevaristas” van todos los años a La Higuera, porque es un tema ideológico, dijo Torrico en La Paz