JUE
SEP
20

Cómo los Zetas se adueñaron de una cárcel, incineraron a 150 personas y las tiraron al río: ahora buscan identificar los restos






8 octubre, 2017

INFOBAE

En el noreste de México hay una ciudad fronteriza llamada Piedras Negras, en el estado de Coahuila. Allí Los Zetas, uno de los grupos criminales más violentos del país, utilizaron las instalaciones de la cárcel local para asesinar a 150 personas, al menos, entre diciembre de 2009 y enero de 2012.

Una investigación reciente del gobierno local de Coahuila reveló que Los Zetas incineraban a sus víctimas en hornos improvisados construidos en el penal y esparcían después sus restos en el río San Rodrigo, que corre a un costado de la carretera federal que une a Piedras Negras con la vecina Ciudad Acuña.

El poder y el control del penal de Piedras Negras estuvo a cargo del líder zeta Ramón Burciaga Magallanes, conocido como “El Maga”, quien actualmente está preso en un centro penitenciario de máxima seguridad en Coahuila, condenado a 59 años de prisión.

Ramón Murciaga Magallanes, “El Maga”, quien tenía el control de la vida y la muerte en la cárcel de Piedras Negras.

Ramón Murciaga Magallanes, “El Maga”, quien tenía el control de la vida y la muerte en la cárcel de Piedras Negras.

“El Maga” operó como líder del grupo de narcotraficantes en la región hasta 2005, cuando fue detenido y encarcelado en el penal de Piedras Negras, desde donde operó y se fugó en 2012, junto con otros 132 internos.
Durante ese tiempo, las autoridades locales confirmaron que los zetas operaban libremente desde el penal que convirtieron en su crematorio y centro de operaciones.

“En su interior, los miembros de la delincuencia organizada realizaban actividades de fabricación de ropa táctica (uniformes utilizados por las fuerzas de seguridad del Estado) y modificación de vehículos en carrocería y pintura”, apunta un comunicado del gobierno de Coahuila, mediante el cual dio a conocer avances de la investigación, que comenzó en 2012.
Hasta ahora, las autoridades han comprobado la identidad de 37 personas asesinadas en esa cárcel, y falta conocer la identidad de 113 más que también fueron incineradas allí.

Por esos hechos, la Procuraduría de Justicia de Coahuila emitió órdenes de aprehensión por el delito de desaparición de personas contra 21 personas, de las cuales 17 ya están detenidas. Entre ellas hay 8 policías que trabajaban en el penal y 5 integrantes del cartel de los zetas que ya están presos, entre ellos, el Maga.

Penal de Piedras Negras

Penal de Piedras Negras

Desapariciones y masacres: las pistas hacia el penal

Las autoridades de Coahuila volvieron la mirada hacia el penal en 2012, luego de la fuga masiva de reos y de la exigencia de organizaciones de familiares de desaparecidos. Entre ellos Vida (Víctimas por sus Derechos en Acción), que encabeza Silvia Ortíz, madre de Silvia Stephanie Sánchez Viesca, desaparecida en Coahuila en 2004 cuando tenía 16 años.

En la búsqueda de sus familiares desaparecidos, este colectivo había recabado testimonios acerca de personas desaparecidas que habían sido llevadas a cárceles y exigieron al gobierno local la investigación.

Pero fue a partir del asesinato de aproximadamente 300 personas que ocurrió en el poblado de Allende, en la ciudad de Piedras Negras y en una región conocida como Cinco Manantiales que las autoridades estatales pusieron en marcha el operativo Búsqueda de Vida, en febrero de 2014, el cual los llevó hasta el penal.

Miguel Angel Trevino Morales, el Z-40, uno de los líderes de Los Zetas, que se escondía en la cárcel de Piedras Negras. (Foto: PGR)

Miguel Angel Trevino Morales, el Z-40, uno de los líderes de Los Zetas, que se escondía en la cárcel de Piedras Negras. (Foto: PGR)

Allí las autoridades realizaron 138 entrevistas con personal de custodia y reos, y desplegaron un operativo de revisión con policías, militares y peritos para localizar los cuerpos de las víctimas.

A partir de esa indagatoria, las autoridades descubrieron que los zetas podían salir del penal durante el día y regresar en la noche a dormir, y que El Maga fue el responsable de ordenar el asesinato de varias personas cuyos cuerpos fueron incinerados, informó en una rueda de prensa José Ángel Herrera, titular de la Subprocuraduría de Personas Desaparecidas de la fiscalía del estado.

Una investigación de la revista mexicana Proceso incluso aseguró que en la cárcel de Piedras Negras dormía de vez en cuando y se escondía Omar Treviño Morales, identificado como el Z-42 y uno de los líderes más importante de esa organización criminal junto con su hermano Miguel Ángel, conocido como el Z-40. Ambos están presos en penales de máxima seguridad.

Omar Trevino, el Z-42,  otro de los líderes de Los Zetas que se refugiaba en la cárcel (foto: Xinhua)

Omar Trevino, el Z-42,  otro de los líderes de Los Zetas que se refugiaba en la cárcel (foto: Xinhua)

Las investigaciones en la cárcel de Piedras Negras todavía no concluyen, de acuerdo con el titular de la Subprocuraduría de Personas Desaparecidas de Coahuila. Siguen abiertas para encontrar a más personas reportadas como desaparecidas y que, de acuerdo con testimonios, fueron trasladados a esa cárcel para privarlas de la vida, dijo.

El penal de Piedras Negras sigue operando hoy como centro de reinserción social (cereso). La Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha advertido que allí rigen condiciones de autogobierno de los presos, que controlan las actividades penitenciarias, de acuerdo con su recomendación general 30.