VIE
SEP
21

Activistas exigen que se juzgue con razón de género






5 octubre, 2017

 

ÁLVARO POSTIGO/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico – Octubre 05/2017) La representante de la red de Lucha Contra la Violencia a la Mujer,  Pekín Rubín de Celis, indicó que solicitará una segunda capacitación para los jueces del departamento de Tarija, al evidenciar que existen casos, donde no están  actuando en base lo establecido por el protocolo de juzgar con razón de género.

Según los últimos casos que registraron en el departamento, ya emitieron sentencias y disposiciones preliminares donde estarían vulnerando los principios de las leyes.

“Nos llama mucho la atención de lo que está pasando en diferentes partes del departamento, el último caso que se presentó en la ciudad de Bermejo, donde un hombre intentó quitarle la vida su pareja con un cuchillo”, indicó Rubín, sobre el fallo que dio la libertad de esta persona.

En el caso concreto de Bermejo,  el hombre intentó degollar a su pareja, quien se salvó “de milagro”, pero el juez le dio libertad a esta persona.

“Como red asistimos a la audiencia de medidas cautelares, donde el juez dictó medidas sustitutivas para el agresor”, lamentó Rubín de Celis.

Según las activistas defensoras de los derechos de la mujer,  no es posible que en un caso de intento de feminicidio,  el agresor quede en libertad. “No se juzgó con razón de género”.

Rubín de Celis indicó que coordinarán reuniones con el Consejo de la Magistratura, para que realice un informe sobre casos similares. (eP).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.