SAB
SEP
22

Hay surtidores que se encuentran en zonas de riesgo






29 septiembre, 2017

ÁLVARO POSTIGO/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico – Septiembre 29/2017) Un surtidor no puede ser construido en cualquier zona de la ciudad, debe cumplir una serie de requisitos, tanto a nivel nacional como municipal; cumpliendo unos protocolos básicos de seguridad, situación que no ocurre en la ciudad de Tarija, donde por los menos unas tres estaciones de servicio de este tipo, estarían en lugares considerados de riesgo.

El reglamento de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), establece que una vez recibida la solicitud de autorización para la construcción y la operación de una estación de servicio, la Superintendencia deberá responder dentro de los diez  días hábiles, informando si la misma cumple o no con los requisitos.

Una vez admitida la solicitud, las unidades técnica y de asesoría legal dependientes de la Superintendencia, previa verificación del cumplimiento de los requisitos señalados en el presente reglamento, en el plazo de, 20 días hábiles elevarán a consideración los informes.

Para establecer un negocio de este tipo, deben cumplir con la  ubicación del terreno dentro del área urbana o rural, sin tener colindancias con establecimientos donde existan en forma regular aglomeración de personas; como colegios, mercados, iglesias u otros.

El tipo de terreno y su ubicación apropiada respecto a las calles y las avenidas de alto tráfico vehicular o sobre zonas peligrosas para este tipo de servicio.

La topografía del terreno adecuada para la fluidez y comodidad necesaria al tráfico y circulación vehicular.

Las dimensiones mínimas del terreno, además de la amplitud de accesos y salidas de la estación de servicio.

Deben tener disposición de tanques de almacenamiento, islas de surtidores, construcciones, cubierta y otros.

También tienen que cumplir con los sistemas y dispositivos mínimos de seguridad con los que contará la estación de servicio.

En la ciudad de Tarija, existen por lo menos unas tres estaciones de servicio que no estarían ubicadas en  zonas donde no existen riesgos.

Uno de estos surtidores está ubicado a escasos metros de la Universidad Privada Domingo Savio, en inmediaciones de la avenida Los Sauces.

El reglamento de las estaciones de servicio refiere que no podrán instalarse en ningún local subterráneo,  ni debajo de ningún tipo de edificación o deberán contar con un área mínima de 700 metros cuadrados para comercialización de gasolinas o de 1.200 metros cuadrados para comercialización de diésel oíl, gasolinas o gas natural comprimido.

Además deben tener un frente mínimo a la vía pública de 30 metros.

Sobre esta situación,  el director del programa de conversión de Gas Natural Vehicular (GNV), José Navarro Antelo, informó que en la ciudad de Tarija funcionan alrededor de 17 surtidores que brindan los respectivos permisos de comercialización de los principales combustibles.

En dichas estaciones de servicio, realizan los  controles; sin embargo, no verifican a detalle la ubicación de los mismos, porque viene a ser competencia de la ANH.

En complemento y mediante un recorrido realizado por los principales surtidores de la ciudad, pudo  identificarse otra estación de servicios que fue construida y aún continúa funcionado en inmediaciones de la antigua terminal.

En este surtidor se carga GNV, y en sus inmediaciones están situados comedores y alojamientos, lugares donde se aglomera una gran cantidad de personas.

El director regional de la ANH, Diego Hevia  Vaca,  no pudo brindar mayores de talles de los operativos que  realizan en los surtidores, al indicar que debía viajar a la ciudad de La Paz, donde debía tener unas diligencias.

El tercer caso  pudo evidenciarse en la avenida Circunvalación, en el barrio San Bernardo, pues al lado de este surtidor se encuentra una barraca. La normativa prohíbe que este tipo de centros estén ubicados al lado o en inmediaciones de industrias, al usarse material inflamable, estando latente un riesgo de incendio o explosión.

Consultados sobre el tema, los propietarios y personal encargado de los surtidores visitados, respondieron que tienen los papeles en orden, indicando que “constantemente” realizan el manteniendo de los equipos para evitar eventuales accidentes.

Los propietarios de los surtidores mencionados  reconocen que dichas estaciones de servicio están en zonas donde existe una gran aglomeración de personas, por lo que aseguran que intensifican los trabajos de seguridad  las 24 horas del día.

La falta de protocolos en los surtidores

Otro de los problemas registrados en los surtidores de Tarija, según la Unidad de Bomberos de la Policía Boliviana, es que el personal incumple con los protocolos de seguridad a la hora de cargar combustible.

Por ejemplo, permiten a las personas usar el teléfono celular e incluso, hay trabajadoras que están atentas a su  móvil.

Otro punto, es que no saben utilizar los extintores en caso de que ocurra una emergencia.

Ante esta situación,  el director de la Unidad de Bomberos de la Policía, Roberto Siles, indicó que van a realizar en todos los surtidores un operativo. El trabajo tiene previsto detectar en qué situación están los surtidores en cuanto al cumplimiento del sistema de prevención y la protección en contra de incendios.

Siles acotó que van a intentar  reunirse con todos los propietarios de los surtidores, donde puedan explicarles  la importancia del cumplimiento de las normas sobre la prevención de incendios. (eP).

Exigen mayores controles en los surtidores

Por  la ubicación de los surtidores, en zonas industriales o de grandes aglomeraciones de personas,  el director de Ingresos de la Alcaldía, Marcelo Calle Aparicio, reconoció que deben realizar controles más rigurosos en los surtidores, aunque acotó que no es de competencia municipal.

Otra de las irregularidades encontradas es la venta de combustible en recipientes no autorizados, situación que  también genera un riesgo, pues se desconoce el uso que le den quienes adquieren el hidrocarburo.

El director de la Unidad de Bomberos Roberto Siles, indicó que según los protocolos de seguridad en una estación de servicio está prohibido mantener encendido el motor o las luces, situación similar debe ocurrir con los sistemas eléctricos, ya sean radios o dispositivos que emitan radiación electromagnética, mismos que pueden generar alguna chispa que derive en  un incendio.

Según pudo comprobar los mismos policías, estas medidas de seguridad no son tomadas en cuenta por los trabajadores de los surtidores.  (eP).