DOM
SEP
23

El infierno de las trabajadoras del hogar






23 septiembre, 2017

REDACCIÓN CENTRAL/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico-Septiembre23/2017)

“Cama adentro, patrón encima”, un mal comentario  que en algún momento hizo un político en la ciudad de Yacuiba, lo que sin duda refleja el abuso al que son sometidas las trabajadoras del hogar, quienes sufren acoso sexual, e incluso  sufrieron violaciones,  resultando embarazadas.

elPeriódico evidenció por testimonios  que todavía existen abusos  de los empleadores, incluso hay mujeres que son discriminadas y amedrentadas al ser acusadas de robo  si  no obedecen. Estas amenazas causan miedo, porque según ellas, la justicia “discrimina a los pobres”.

“La verdad sufro acoso sexual, mi patrón me invita cada vez a cenar,  siento que me mira cuando estoy barriendo  y me incomoda, no puedo decirle nada, porque tengo una hijita de ocho años, por ella aguanto, a pesar que solo gano Bs 1440  que no me alcanza”, declaró una trabajadora del hogar, quien por seguridad pidió reserva del nombre.

En el suplemento Sin Censura fue publicado el 22 de julio de 2016, la noticia de un hecho de violación cometido por dos sujetos contra una trabajadora del hogar. En realidad la mujer fue abusada durante siete años.

Este informe fue dado por el ex director del Servicio Legal del Municipio (Slim), Héctor Rodríguez, quien aseguro textualmente

“La joven trabajaba con una familia de empleada doméstica,  quien fue abusada por el patrón y su hijo, que la amenazaban  cada vez que quería denunciar”, informaron en esa oportunidad desde el Servicio Legal Integral Municipal (SLIM).

La mujer sufrió cortes con arma blanca a la altura del pecho, luego se animó y contó todo lo sucedido a su madre  cuando logró salir de esa casa, donde la tenían como prisionera.

La víctima relató todo lo sucedido al cumplir 20 años, después de aguantar siete años de abuso. Esta persona trabajó desde sus 13 años con esta familia.

Otro caso pudo conocerse este año  cuando una adolescente de 16 años fue abusada en el lugar donde trabajaba.

El 22 de octubre del 2009, un curandero en complicidad de su esposa, abusaron sexualmente a una niña de 13 años, la misma trabajaba como empleada doméstica en su casa,  en la zona del Mercado Campesino.

La acusaron de estar enferma, y por ende, tenían la obligación de curarla y extraerle el mal, por ello le decían que debía tener relaciones sexuales bajo un ritual.

Los abusos continúan,  pero están en silencio, evitan denunciar a los agresores,  y prefieren emigrar a la  Argentina o Chile.

Una de ellas, una joven de 17, llegó desde Entre Ríos para trabajar y buscar éxito en la ciudad, pero todo a su alrededor y la injusticia la decepcionaron.

“Me fui porque no aguantaba más,  era insoportable   todo… el que me contrató abusó de mí,  quise matarme, pero no lo hice. Quise denunciar pero no lo hice, porque no creo que me hubieran creído, y como necesitaba dinero, callé”, contó la joven.

La joven dijo que le  pagaban poco y le trataban mal, “por eso me fui  lejos”, contó una de las víctimas que guardó silencio,  la misma aseguró que el agresor la vejó mientras dormía.

Estos son testimonios desgarradores de mujeres que fueron abusadas por sus  empleadores.  Flora Mamani trabajadora de hogar, y exdirigente de este sector, asegura que dos de sus compañeras resultaron embarazadas.

“Había compañeras que fueron víctimas de violación y se salieron de esas casas, teniendo dos hijos de sus patrones”, contó. Las dos mujeres se fueron a Potosí.

Los chantajes sexuales

Otro de los casos, tiene que ver con una rocola, ubicada en el barrio Pedro Antonio Flores,  en este sitio, una joven de 19 años trabajaba con un sujeto que la abusaba  y la chantajeaba. Actualmente radica en  la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

“Me abusó una noche, me hizo dormir a la fuerza en su casa, todas las empleadas se acostaban con el empleador, porque si no, nos botaban del trabajo, aguantábamos porque se ganaba Bs 1800, además si lo hacíamos (tener relaciones sexuales),  te pagaba en ese momento  lo que te debía, sino tenías que rogar para que te paguen, encima trabajaba 10 horas”, cuenta Sara.

Este sujeto incluso no le llegó a pagar de dos meses que le debía, por lo que la joven  decidió irse a la Argentina.

La joven evitó realizar la demanda por que este sujeto era de temer, conocía la casa de la víctima y por ende, podría tomar alguna represalia contra su persona.

La policía pide que denuncien

La directora de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), mayor Marcela Vargas, les recordó a todas las trabajadoras del hogar que tienen sus derechos consagrados de manera constitucional.

Entonces,  los empleadores deben evitar todo tipo de abusos, caso contrario serán sancionados penalmente.

“Si ingresan dentro de la tipificación de alguna figura delictiva, se procede conforme a ley, no se recibió denuncia,  pero si hoy estamos para proteger a toda víctima que sea agredida psicológicamente, físicamente e incluso sexual”,  comunicó.

Vargas llamó a toda víctima a denunciar  en las oficinas de la FELCV, donde se les prestará ayuda, y se les derivará a instituciones especiales, para que reciban asesoramiento jurídico.

“Se puede tomar la denuncia de carácter anónimo, entonces nos encargamos de verificar e investigar la denuncia. Nosotros podemos hacerles conocer, y capacitarlas en todos sus derechos”, recomendó.

Continúa la discriminación y los sueldos bajos

Flora Mamani, exdirigente de las trabajadoras de hogar, refirió que todavía continúa la discriminación contra este sector, con respecto al trato y el salario, un monto que ni siquiera llega al salario mínimo ordenado por el Gobierno.

“Antes éramos discriminadas, a mí por ejemplo me daban comida pasada, las sobras, ahora en cuanto a los cuartos, todavía siguen dándoles su depósito o sino su sótano, les ponen un colchón y listo”, contó.

Dijo que los salarios  no llegan al mínimo, porque a pesar de que trabajan más de ocho horas,  ganan entre Bs 800 y Bs 1500 como máximo.

En cuanto a los sueldos, se abstienen en reclamar el mínimo  porque con la crisis se  complica la situación.

La oferta de trabajo es mínimo, entonces deben consensuar el pago para evitar problemas, la dirigencia de las trabajadoras del hogar espera actualmente uniformizar el sueldo a unos Bs 1500 por lo menos.

Según Mamani, hay todavía trabajadoras del hogar que  trabajan durante  24 horas o “cama adentro”, como se dice popularmente.

Por medio de la intervención del Ministerio de Trabajo, la dirigencia de las trabajadoras del hogar hace respetar sus derechos, pero solo en la organización 30 de Marzo.

La mayoría de las trabajadoras son personas que migran de las regiones más humildes de Chuquisaca y Potosí.

La exdirigente asegura que pueden afiliarse las nuevas personas que lo requieran, solamente deben apersonarse con su cédula de identidad  a la organización Mujeres en Acción, ubicada frente al Banco de Sangre, donde les informarán sobre todos sus derechos a exigir que se respeten.

Las jóvenes son las más vulnerables

Las adolescentes de 13 años hasta los 21 años, tienden a ser las que sufren abusos por sus empleadores, las mismas son acosadas e incluso violadas.

Mamani, recordó que una muchacha de Sucre, llegó llorando a las oficinas de esta organización tras haber sido abusada por sus empleadores. Se teme que sufra nuevamente agresiones sexuales.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La propuesta realizada por el Sedeges para que la ropa incautada por la Aduana Nacional en los últimos operativos efectuados en la ciudad de Tarija sea donada a los hogares de acogida, como a los sectores más vulnerables del municipio.

RESTA

Siguen los chaqueos con la complicidad de las mismas comunidades campesinas que tratan de encubrir a los responsables de los incendios que son registrados, mismos que ponen en riesgo el medio ambiente e incluso la vida de los habitantes de estas zonas.