DOM
SEP
23

34% de la población en Bolivia tiene parásitos






18 septiembre, 2017

 

SHIRLEY ESCALANTE/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico, septiembre 18/2017) De acuerdo al reporte del Ministerio de Salud, el 34% de la población boliviana padece de helmitiasis, es decir,  personas que tienen parásitos en sus cuerpos, organismos que no ayudan a digerir de una manera adecuada los alimentos e incluso ocasionan la pérdida de apetito.

La helmintiasis es transmitida por el suelo.  Es una enfermedad parasitaria causada por diferentes especies de gusanos. Se transmite por huevos presentes en las heces humanas que contaminan el suelo en las zonas con malos sistemas de saneamiento.

La técnica de alimentación del  Ministerio Salud, Lidia Lora Cortez,  sostuvo que la falta de alimentación e higiene  ocasiona que el 34% de los pobladores en el país tengan parásitos en sus cuerpos, los que son popularmente conocidos como “elmitos”.

“Se debe realizar un trabajo oportuno lo antes posible para evitar que los parásitos avancen más, peor cuando perjudica el normal desenvolvimiento de los menores”, dijo Lora.

El control de la enfermedad se basa en la desparasitación periódica para eliminar los gusanos; educación sanitaria para prevenir la reinfección; y mejora del saneamiento para reducir la contaminación del suelo por huevos infectivos.

No hay transmisión directa de persona a persona, ni  a partir de heces frescas, porque los huevos expulsados necesitan alrededor de tres semanas para madurar en el suelo antes de hacerse infecciosos.

“Como estos gusanos no se multiplican en el huésped humano, solo hay reinfección en caso de contacto con las formas infectivas presentes en el medio”, sostuvo.

Informó que las personas con infección leve,  por lo general no presentan síntomas. Las infecciones más graves pueden causar diversos síntomas, entre ellos,  manifestaciones intestinales como ser diarrea,  dolor abdominal, malestar general, debilidad, deterioro del desarrollo cognitivo y físico.

“Los gusanos se alimentan de tejidos del huésped, en particular de sangre, lo que determina una pérdida de hierro y proteínas que hacen que se absorban mal los nutrientes. Además, la ascáride posiblemente compite por la vitamina A en el intestino”, aseveró la especialista en salud.

Campaña de prevención

Para evitar que los niños de los establecimientos tengan parásitos dentro de su organismo, el Ministerio de Salud inició una campaña de desparasitación, la que está vigente en todo el país.

“El Ministerio de Salud realizará la distribución de medicamentos para la desparasitación en niños del nivel inicial y primario, porque al tener gusanitos no reciben la cantidad de micronutrientes, es por ello, que la campaña es realizada en todo el país”, explicó Lora.

Aseveró que el consumir las vitaminas ayudará a no presentar infecciones, talla baja de estatura, sueño y otras complicaciones por los parásitos.

El tratamiento debe administrarse una vez al año si la prevalencia de referencia de helmintiasis transmitidas por el suelo en la comunidad supera el 20% y dos veces al año si la prevalencia supera el 50%. Esta intervención reduce la morbilidad porque hace disminuir la carga de gusanos.

 

Distribución mundial y prevalencia

En todo el mundo, aproximadamente 1500 millones de personas, casi el 24% de la población mundial, está infectada por helmintos transmitidos por el suelo.

Las helmintiasis transmitidas por el suelo están ampliamente distribuidas por las zonas tropicales y subtropicales, especialmente en el África subsahariana, América, China y Asia oriental.

Más de 270 millones de niños en edad preescolar y más de 600 millones en edad escolar viven en zonas con intensa transmisión de esos parásitos, quienes necesitan tratamiento e intervenciones preventivas.

Transmisión

Las helmintiasis transmitidas por el suelo son por los huevos eliminados a través de las heces de las personas infectadas. Los gusanos adultos viven en el intestino, donde producen miles de huevos cada día. En las zonas que carecen de sistemas adecuados de saneamiento, esos huevos contaminan el suelo, lo que puede ocurrir por distintas vías.