MAR
OCT
24

El “tambo”, albergue y centro de acopio de la producción agrícola y alimentos de la comunidad indígena andina






17 septiembre, 2017

En el antiguo territorio del alto Perú, el tambo, palabra del quechua tanpu, era un recinto situado al lado de un camino importante usado como albergue y como centro de acopio de la producción agrícola y alimentos. Los caminos incaicos tenían tambos distantes 20 o 30 km, equivalentes a una jornada de camino a pie) entre sí. Su principal función era albergar a los chasquis, emisarios del imperio que recorrían estos caminos y a las enmiendas de gobernadores que recorrían estos caminos de punta a punta mediante una red única de caminos.

Además de servir de refugio, los tambos eran centros de acopio de alimentos, lana, leña u otros materiales básicos para la alimentación de la población. De este modo, en épocas de penurias climáticas o desastres naturales, los tambos alimentaban y proveían de algunos materiales para la población de las aldeas más cercanas. Siendo la agricultura la principal fuente de alimentación de los Incas, la administración del Imperio incaico, estableció estos lugares como una bodega donde se podía guardar alimento en caso de emergencia, asegurando así el buen vivir de la población.

CAMINOS DEL INCA

El Imperio incaico estuvo comunicado por muchos caminos principales y secundarios, que unieron de manera eficaz los pueblos del antiguo Alto Perú. El diseño de estos caminos, de más de 30.000 km fue de gran calidad y profesionalismo, a pesar de las grandes dificultades geográficas como ña Cordillera de los Andes. El Cusco fue el centro de esta red vial y en él confluyeron la mayor parte de los caminos, pues la capital de los incas era el centro del mundo andino y todo debía partir y culminar en ella. Es aquí donde encontramos las posadas han sido utilizadas universalmente como lugares donde se ofrecía servicio temporal a los viajeros en las rutas comerciales o en los caminos de peregrinaje. En el mundo andino estos lugares se llamaban “Tambos” y fueron las sociedades aimaras y posteriormente quechuas las que los planificaron y edificaron de la manera más compleja y ordenada a diferencia de las sociedades de aquella época