JUE
NOV
15
JUE
NOV
15

El límite





17 septiembre, 2017

Se me olvidó mi celular hoy que fui a mi consultorio. Normalmente uso el internet de mi celular para pasárselo a mi laptop “tendré que usar la creatividad” pensé. Mi mente se enfocó en buscar pendientes que no necesitaran internet. Una extraña sensación de paz me invadió al saber que no tendría internet por algunas horas. Como si una parte de mí necesitara esa pausa. Sentí alivio.

Un bebé necesita experimentar la ausencia de la madre y llorar, para poder tolerar su ausencia. Es un paso necesario hacia la madurez emocional. Y reflexionaba como la experiencia de tener un dispositivo en el cual podemos conectarnos con nuestros amigos sin necesidad de esperar, contradice esa necesidad natural de aprender a tolerar la frustración. Lo llamaría involución, en la cual nos ponemos más ansiosos: por una parte podemos solicitar ayuda y comunicación al instante. Y no nos dejan tolerar la soledad. Por otra, si nos necesitan, quieren comunicarse al instante y nos ponen ansiosos.
Sería importante regresar a lo básico: aprender a tolerar la ausencia del amigo y aprender a poner límites a las demandas de los demás.

Colaboración de Edgar Martínez (Webmaster)
México