MAR
NOV
13
MAR
NOV
13

“El Matón” confesó su crimen y fue sentenciado a 30 años






4 septiembre, 2017

 

SAÚL CARDOZO/ BOLINFO/TARIJA

Carlos Mario P. alias “El matón”, uno de los criminales más jóvenes de la cárcel pública, dijo en una entrevista exclusiva que se siente arrepentido de los crímenes que cometió y pidió perdón a los familiares de sus víctimas.

El joven sentenciado a 30 años de cárcel dijo que se siente arrepentido de lo que hizo, “si pudiera volver el tiempo atrás  nunca lo haría”, dice Carlos  quien lamenta haber conocido al “Gaucho”, otro joven quien supuestamente sería quien le enseñó a matar.

El “matón” fue sentenciado a  30 años de cárcel por acogotar a un taxista el año 2012 junto a su amigo quien se dio a la fuga cuando fueron perseguidos por la Policía.

“Estábamos en el sector del Mercado Campesino, luego agarramos un taxi en la noche nos sentamos en la parte de atrás y le indicamos que nos lleve hasta la García Agreda y ahí cuando paró, mi amigo le acogotó y ahí le ayudé porque el taxista se resistió”, mencionó.

De ahí llevaron el cuerpo sin vida hasta la zona de la Angostura y decidieron lanzarlo por los alrededores, con la intensión de que el crimen  parezca un accidente y así nadie se dé cuenta; sin embargo, el gaucho decidió quedarse con el auto.

“Yo era muy joven y decidí seguirle al Gaucho y paseábamos con el auto por todo ello, sin pensar que nos podían agarrar y meternos presos por ello es que hacíamos locuras  y íbamos donde queríamos en el taxi”, manifestó.

Levantamiento legal

El especialista en medicina forense, Dulfredo Ozuna, manifestó que en condición de médico forense del Ministerio Público, fue convocado un fin  de semana para realizar el levantamiento legal de un cadáver que se encontraba en las orillas del río cerca de la Angostura.

“El cuerpo ya tenía varios días de haber fallecido, era una persona de sexo masculino de aproximadamente 30 años de edad y en ese entonces no había ningún dato que pueda identificar a la persona”, dijo.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Cirmen (Felcc), y los investigadores trasladaron el cadáver a la morgue del hospital San Juan de Dios para hacer la autopsia correspondiente.

“La muerte de esta persona fue a consecuencia de una asfixia por estrangulación a lazo, lo que quiere decir que se utilizó un elemento (cuerda) para poderle asfixiar”, añadió.

Luego de una investigación se puede dar con los familiares del fallecido, quienes indicaron que trabajaba como taxista en los horarios nocturnos.

“Sus familiares indicaron que la víctima había salido a trabajar en la noche y ya no volvió más, además había desaparecido el taxi con el que trabajaba”, apuntó.

El proceso continuó en investigación porque no se logró dar con responsables ni con la movilidad del fallecido.

“Luego de ocho meses del hecho, apareció el vehículo posterior a una batida policial que se realizó en la tranca de El Portillo, donde se encontraron a dos tripulantes jóvenes y estas personas al tener que pasar por la batida policial, es que se dan la vuelta y retornan a la ciudad de Tarija y la Policía les persigue porque era algo sospechoso”, mencionó.

En la persecución que realizaron los efectivos policiales, es que capturan a un joven y el otro se da a la fuga y cuando se solicita la documentación del taxi, no supo presentar ningún descargo.

“Aprehenden a muchacho, se  hacen la investigación y se dan con la sorpresa de que el vehículo estaba reportado como robado que le correspondía a la persona que fue encontrado en la Angostura”, añadió.

Los jóvenes se paseaban en el taxi de su victima

Cuando se indagó sobre el domicilio de los dos jóvenes, vecinos de la las comunidades de Uriondo, quienes les conocían,  indicaron que ambos aparecieron de la noche a la mañana con un vehículo y paseaban todos los días por esas zonas.

Además eran temidos porque cuando ellos aparecieron con la movilidad comenzaron a haber cosas extrañas por la zona hasta comenzó a haber robos de animales, prendas de vestir y hasta objetos y aunque la Policía fue a investigar esos casos no pudieron sacar conclusiones sobre si los jóvenes eran los causantes de dichos delitos.(eP)