JUE
NOV
15
JUE
NOV
15

Tarija luchó como un pueblo libre y autónomo por la causa de la independencia y resolvió con los mismos atributos, pertenecer a la República de Bolivia





3 septiembre, 2017

La representación de Tarija no fue convocada al Magno Congreso Constituyente y el Cabildo determinó enviar a sus representantes para “hacer escuchar la voz y posición de los tarijeños” siendo elegidos los ciudadanos Baltazar Arce, Joaquín Tejerina y José Ruiloba, quienes pese a estar debidamente acreditados y legalmente elegidos fueron rechazados e impedidos de participar en la Asamblea.

Los montoneros de Méndez, fueron los principales protagonistas de la historia

en las luchas independentistas  

La sucesión de hechos tuvo una conclusión definitiva el 6 de agosto de 1825, Asamblea en la cual cuarenta y ocho diputados suscribieron el Acta de la Independencia de la “Republica de Bolívar”, consecuentemente, la representación de la villa de Tarija no participo en la fundación de la República. Tarija que había luchado como un pueblo libre y autónomo por la causa de la independencia, resolvió con los mismos atributos, pertenecer a la República de Bolivia.

Los acontecimientos y sucesos para hacer realidad esa determinación inquebrantable, pero sin amedrentarse de la fuerza y el peligro que implicaba asumir determinaciones propias; no impidieron que el pueblo tarijeño se levante en armas y destituya a las autoridades argentinas que gobernaban Tarija. A través de un solemne y lapidario plebiscito, declararon ante el mundo su libre voluntad de ser boliviana. Así, en un acto grandioso de soberanía escogió su propio destino, afirmó su derecho de autodeterminación y como dijo Tejada Sorzano, Presidente de Bolivia (1934-1936), “Dio por milésima vez y ésta en forma definitiva, abrazó de solidaridad al resto del Alto Perú, ante los ojos maravillados de América y desde entonces nada ni nadie ha podido separar a Tarija de Bolivia”.

Entre mayo de 1825 y octubre de 1826, se registraron una secesión de hechos caracterizados por amenazas y coyunturas políticas en las que estaban involucrados líderes independientistas y el vecindario de Tarija. El registro histórico señala que Tarija en marzo de 1825 había expresado su libertad como efecto del avance y triunfos del ejército libertario sobre el ejército español. La liberación de Tarija fue anunciada por Eustaquio Méndez luego de haber asumido el control de la villa siendo designado como primer gobernador Juan Felipe Echazú, acción denominada como “El fin de la dominación española en Tarija”.

APRESAMIENTO Y EXPULSION

DEL GOBERNADOR ARGENTINO

El cabildo abierto del 26 de agosto de 1826 que proclamó la determinación de Tarija a pertenecer a la República de Bolivia, se arrió la bandera argentina que flameaba en la plaza y enarboló el emblema de la recientemente República fundada el 6 de agosto de 1825 en Sucre, (Chuquisaca), liberó al caudillo chapaco José Eustaquio Méndez que había sido tomado preso por la autoridad militar argentina, destituyó y capturó al Gobernador argentino Mariano Gordaliza y lo envió de retorno a Salta, asumiendo en su reemplazo Bernardo Trigo Espejo que junto a Méndez liderizaron la insurrección.

Bernardo Trigo, comunicó a Simón Bolívar la expulsión del Gobernador argentino en los siguientes términos “… agotados por el sufrimiento del pueblo en vista del bárbaro e imprudente manejo del Teniente de Gobernador Dn. Mariano Gordaliza, se resolvió desprenderse de él y que en su efecto dicho Gobernador fue aprendido y remitido a Salta, pagando así su culpa por haber arrestado al Cnel. Eustaquio Mendez”. Los montoneros enterados de ese hecho y fundamentalmente por el apresamiento de Méndez ocuparon la ciudad y fueron parte de la revuelta.

El registro histórico de la época destaca que las autoridades argentinas ante la corriente y determinación de los tarijeños de pertenecer a las provincias del Alto Perú y la convocatoria a cabildos abiertos como mecanismo de consulta directa al pueblo para asumir decisiones y otras razones obvias, el temperamental Gobernador de Salta Gral. Juan Antonio Álvarez de Arenales, el 13 de septiembre de 1825 mediante Bando promulgado en la misma villa de Tarija, prohibió la instalación y celebración de Cabildos Abiertos. En sus partes salientes el Bando señalaba: “…en consecuencia y bajo tas  penas arvitrarias que indefectiblemente se aplicarán, se prohíben del todo semejantes procedimientos como igualmente los que se llaman Cabildos Abiertos, y todo acto y reunión popular – arbitraria que en sentido ninguno no son otra cosa que funestas asonadas o tumultos que arrastran tras de sí el desorden, la inquietud, la guerra civil, y toda clase de males a la sociedad…” (*)

Es importante recuperar la sucesión de hechos que se suscitaron a través de los cabildos abiertos, asambleas populares convocadas al tañer de las campanas del Cabildo y la Iglesia Mayor donde el pueblo expresaba sus opiniones y asumía determinaciones de cumplimiento imperativo. El 6 de junio de 1825 la población de la villa de Tarija expreso a través de este mecanismo la primera adhesión de Tarija a las provincias del Alto Perú y eligió a sus representantes para que asistan a la Asamblea en Chuquisaca en cumplimiento del Decreto de 9 de febrero emitido por el Mcal. José Antonio de Sucre.

En esa ocasión la representación tarijeña no fue aceptada en el Congreso porque Tarija, al haber pertenecido a la jurisdicción de Salta formaba parte de las Provincias Unidas del Río de La Plata (Argentina). Por ese motivo en la fundación de la República del 6 de agosto de 1825 no se registra a la representación de Tarija. Bolívar, en cuatro ocasiones había negado aceptar a Tarija en la República que honraba su nombre y fue hasta que el Mcal. Antonio José de Sucre intercedió ante al Libertador para se permita conocer y escuchar la posición y determinación de los tarijeños.

CUATRO CABILDOS DEFINIERON

EL FUTURO DE TARIJA

Posterior al primer cabildo de junio y el de agosto que implicó una insurrección, siguieron los cabildos de septiembre y el último de 17 de octubre de 1826 con el célebre manifiesto de Tarija. Todas estas manifestaciones registraron el mismo propósito, es decir, la determinación de los tarijeños de formar parte de la República de Bolivia y para alcanzar ese objetivo eligieron a Gabino Ibáñez, José María Aguirre y José Fernando de Aguirre, como representantes ante la Magna Asamblea General Constituyente, quienes luego de catorce meses de fundada la República, el 4 de octubre de 1826 fueron admitidos en el Congreso Nacional reunido en Sucre, (Chuquisaca).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Primer Foro Nacional de Marcas Territoriales y Marca País fue inaugurado ayer por la mañana en el hotel Los Parrales con la participación de autoridades e instituciones del sector público y privado.

RESTA

Un estudio realizado por una universidad en la ciudad de La Paz y que fue avalado por el Ministerio de Salud, reveló que Tarija es uno de los tres departamentos que encabeza el consumo mensual de bebidas alcohólicas.