DOM
SEP
23

Los tarijeños en un acto de grandiosa soberanía determinaron pertenecer a la República de Bolivia






3 septiembre, 2017

Tarija que había luchado como un pueblo libre y autónomo por la causa de la independencia, en un acto de grandiosa soberanía mediante cabildo abierto decidió pertenecer a Bolivia, se sublevó, arrió la bandera argentina que flameaba en la plaza Mayor, apresó y expulsó al Gobernador Mariano Gordaliza impuesto por el Gobernador de Salta, Juan Antonio Álvarez de Arenales y enarboló el emblema de la recientemente República fundada el 6 de agosto de 1825 en Sucre, Chuquisaca. Esta fecha no es recordada ni celebrada por las autoridades responsables de la preservación, recuperación y difusión de la memoria histórica y cultural del Departamento.

El 26 de agosto de 1826, se constituye una fecha de significativa trascendencia en la historia del Departamento de Tarija. En esa fecha, hace 191 años, (1826 – 2017), la comunidad tarijeña protagonizó una insurrección que determinó la definitiva incorporación de Tarija a la República de Bolivia.

Primer Cabido abierto celebrado el 26 de agosto de 1826 en el que expreso su determinación de pertenecer a Bolivia.

El Congreso Constituyente de las Provincias del Río de la Plata mediante Decreto de 9 de mayo de 1825 despejó el camino a la independencia altoperuana, que dejaba en libertad a los pueblos del Alto Perú para que dispusieran de su destino. El Decreto expresaba en sus partes salientes “… aunque las cuatro provincias del Alto Perú han pertenecido siempre a este Estado, es la voluntad del Congreso General Constituyente, que ellas queden en plena libertad para disponer su suerte, según crean convenir a sus intereses y a su felicidad”.

Para ubicarnos en la dimensión, alcance y contenido de este histórico hecho que definió la vida de los tarijeños desde 1826 hasta nuestros días, es importante recuperar aspectos fundamentales de la fundación de la República de Bolivia y la situación de Tarija, en la cual existían diferencias en torno a la pertenencia a las Provincias Unidas del Rió de La Plata o del Alto Perú. Es importante recordar que el rey Carlos IV, Rey de España en febrero de 1807, mediante Cedulas Reales enviadas al Virrey de Buenos Aires y al Gobernador de la Provincia de Potosí, determinó que el Partido de Tarija forme parte de la Intendencia de Salta, hecho que motivó la protesta de la comunidad de la villa de Tarija y la demanda de un Cabildo que no fue atendido por la Corona Española, hecho que a vez generó el conflicto limítrofe entre las Provincias Unidas del Rio de La Plata y el Alto Perú.

Otro acontecimiento relevante es el respaldo del Cabildo de Tarija presidido por Mariano de Echazú a la revolución del 25 de mayo de 1810 concretado mediante oficio emitido el 25 de junio de 1810, manifestación con la que Tarija se constituyó en el primer pueblo del Alto Perú en apoyar a la Junta Gobernativa Provisional de Buenos Aires que estuvo presidida por el ciudadano boliviano Cornelio Saavedra. Posteriormente en junio de 1825, dos meses antes de la fundación de la Republica, los pobladores de la villa de Tarija se convocaron a Cabildo en atención a la disposición electoral de 9 de febrero de 1825 y eligió a tres Diputados para que participen en el Congreso convocado por el Mariscal Antonio José de Sucre para decidir el destino de las provincias del Alto Perú.