JUE
SEP
20

José Fernández: Tras 20 años supe que mi padre mató a mi madre






28 agosto, 2017

 

SAÚL CARDOZO/ BOLINFO/ TARIJA

(elPeriódico-agosto 28/2017) Pasaron 20 años de conocer que su madre falleció por causas desconocidas, así José “Paco” Fernández, recibió un impacto cuando tenía 23 con la revelacvión que le haría su tío: “Tu padre le disparó a ella dos tiros  cuando tú tenías tres años de vida y la mató”.

El secreto fue guardado por el tío. El testigo  tiene 40 años y es un ingeniero agrónomo reconocido en la ciudad de Tarija.

Paco, como le dicen los amigos, cuenta que luego de la información brindada por su tío de lo que ocurrió con su madre, él había completado con su propia imaginación lo que había pasado y por ello,  entendió pronto las peleas entre su familia paterna con la materna.

“Recuerdo los grandes silencios cada vez que mencionaba a mi madre, la noticia fue como si me dieran un puñetazo”, recuerda.

“Me quedé aturdido unos instantes, pero cuando recuperé la conciencia, nada volvió a ser lo mismo. Durante estos años he tenido que valorar qué pesaba más, si un padre o un asesino; sin embargo, luego de largas charlas comencé a entender que no quiero ser como los demás y aprender a perdonar aunque me duele mucho”, dijo con llanto.

Antecedentes

Según la información que se maneja, Mario, el padre de José mató a Mari Carmen a principios de los años noventa.

Era otro mundo, y más en cuanto a la percepción social de la violencia de género. Cuando se conocieron, él estaba ingresando a la Policía; ella, estudiante de la Carrera de Enfermería.  Siendo aún novios, la mujer se quedó embarazada y se casaron.

“Desde el principio hubo malas formas que después se convirtieron en maltratos  físicos y psicológicos”, indicó, José, según le informaron sus familiares.

“Ella solo se lo contaba a su hermano Juan Carlos, y con la condición de que no se lo dijera a nadie. Vivió un infierno hasta que se hartó y se separó”, añadió.

Sin embargo, él hombre la acosaba;  la esperaba fuera de su casa, la perseguía para intimidarla.

Mari Carmen, que apenas superaba los veinte años, había retomado sus estudios y solía quedar con unas amigas para estudiar en una casa, pero Mario la siguió. Cuando salió, le pegó dos tiros con arma de fuego. La muerte fue instantánea.

Mario fue condenado a 20 años de cárcel por asesinato y hace seis años salió del penal de Morros Blancos para continuar con su vida.

“Estuve con él varios años, hasta le fui a visitar a la cárcel de joven, además veía a veces a mi familia materna, mi padre y yo no nos llevábamos bien, así que a los 14 años me fui a vivir con mis abuelos paternos”. Durante esos años, nadie le dijo nada. No sabía cómo había muerto su madre.

“Empecé a construirme un mundo imaginario; pero, necesitaba referencias”. Hasta que llegó el golpe con la revelación de su tío.

“Se borraron  mis recuerdos anteriores a los 14 años, mi mente los ha eliminado”, declaró a elPeriódico.

José, indicó que después de los 23 años siguió viendo a su padre, pero cada vez menos, aunque nunca se atrevió a preguntarle por qué había matado a su madre.

“Tengo buenos recuerdos con él -su padre- y por ello es que continuó de pie, hice varias terapias luego de que se me informó sobre qué había pasado y creo que llegué a superarlas”, contó el joven.

“No puedo negar su sufrí mucho sin tener una madre de niño y luego de joven; fue peor cuando me enteré”, asegura ahora a sus 40 años.

Comentó que es padre de cuatro hijos y que ellos le apoyan en todo lo que hace y viceversa, vive felizmente casado, asegurando que nunca usaría la violencia en contra de su familia como ocurrió con su padre.

“Mi padre sigue vivo y yo le sigo apoyando en todo lo que puedo, soy su único hijo,  si yo no estoy quién estaría con él, pero no sé si algún día llegaré a perdonarle totalmente”, confesó.

Los asesinatos a parejas ahora son feminicidios

En Tarija y Bolivia hay centenares de niños que se han tenido que enfrentar al dolor de que su padre haya matado a su madre, las condiciones actuales son distintas, ningún juez daría la custodia de un niño a un padre asesino, pero el trauma es el mismo.

Según fueron cambiando las leyes, en los últimos años se denomina como feminicidio el hecho de asesinar a una mujer, esposa o concubina, cuya pena es aplicada para los acusados si se demuestra el delito.

La condena máxima es de 30 años sin derecho a indulto. En este primer semestre en Tarija  fueron sentenciados dos acusados por feminicidio.

En el primer caso,  el sentenciado empujó a su pareja desde el tercer piso del hotel Los Ceibos, causándole la muerte.

En el segundo caso, un joven arrastró a su esposa con una camioneta hasta que murió por un fuerte golpe en la cabeza. Los hechos fueron registrados entre el 2015 y 2016.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La Secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación informó del rescate de dos pumas que se encontraban en cautiverio en un lote baldío del municipio de Yacuiba, los que fueron enviados al Parque Urbano de la ciudad de Tarija.

RESTA

La Cumbre Departamental de Salud reveló el pésimo estado en el que se encuentra esta área en el departamento con respuestas que no terminaron de convencer por parte de las instituciones departamentales y municipales.