MAR
SEP
25

El comercio informal y la basura se apoderan de Chaguaya






28 agosto, 2017

Jesús Vargas Villena/Bolinfo/Tarija

(elPeriódico-agosto 28/2017) ¡Sáquese una foto con la Virgen, llévese su recuerdo!, ¡Hay agua de coco, pruebe y compruebe sus sustancias curativas!, ¡Posters de la Virgen!, son parte de los gritos que escucha el cansado peregrino al llegar a la comunidad de Chaguaya que está atestada de personas, siendo casi imposible caminar.

Todos estos gritos se entremezclan con el ruido de la cumbia, pero especialmente del reggaetón que suena por los parlantes de algún vendedor de discos piratas, quien también ofrece las temporadas del Juego de los Tronos, como de otras películas de la época.

Con pocos lugares para descansar y menos un sitio donde pueda encontrarse una sombra, ante un sol cuyos rayos calan en lo más hondo de los desforzados peregrinos, la llegada a Chaguaya no es la esperada por los promesantes, por lo menos,  en el ingreso al pueblo.

Gritos, bocinazos y los silbatos de los policías que poco o nada pueden hacer ante la gran cantidad de micros, taxis, minivans y vehículos particulares que ingresan por el canchón en un desorden total ¿Y el peregrino? Debe esquivar pisando las duras piedras a cuanto auto se le cruce, pues a los conductores parece importarle poco el dolor o el cansancio que llevan.

El único lugar donde se respira paz, es al interior del templo, donde se encuentra la imagen de la Virgen, ahí llegan los promesantes con lágrimas en los ojos para agradecerle por su guía en el camino.

Unos ingresan descalzos, otros con ojotas y la mayoría de rodillas, en una muestra inigualable de fe.

Afuera; el bullicio. Miles de personas chocando entre sí, entremezclándose con los gritos de los comerciantes que ofertan de todo.

Y ante este panorama, uno de los peregrinos se pregunta ¿No se asemeja esta escena a la de Jesús de Nazaret en Jerusalén?

Es así. Jesús por el que miles de creyentes católicos llegan a Chaguaya, echó a los mercaderes que rodeaban un templo en aquella ciudad.  “¡Quitad esto de aquí: no hagáis de la casa de mi Padre un mercado!”, dijo según las citas bíblicas.

La verdad, es que al caminar por Chaguaya en los días de la festividad, el pueblo se asemeja a un gigantesco mercado que rodea el pequeño templo que se encuentra en etapa de remodelación.

Más de 100 comerciantes se instalaron en los alrededores, incluyendo carros de  marcas de comida rápida que llegaron desde la ciudad de Tarija, con la venta de pollo y capuchino, estos últimos,  promocionando vasos con el logo de la Virgen al medio.

Funcionarios de las intendencias de las alcaldías de Cercado y Padcaya con sus respectivos uniformes naranja por un lado y azul por el otro hacen el recorrido por el lugar, verificando la salubridad de los productos ofrecidos en los restaurantes, pero especialmente,  por los ambulantes.

A diferencia de otros años, no se vio la venta de chorizos como adelantó una semana atrás la Alcaldía de Tarija, por el efecto que causaba en gran parte de los promesantes que se indisponían por sus olores; sin embargo, el humo es inevitable, como también los hedores, ante la falta de baños públicos.

Los escasos espacios para el estacionamiento, las calles colapsadas de personas, el mal estado del ingreso y la falta de control en el transporte, convirtieron un evento religioso en un verdadero caos, donde se veía a pasajeros pelear por un puesto en los micros y minivans con el fin de retornar a la ciudad de Tarija.

“Se participaron  en cinco reuniones  previas  de coordinación,  fruto de las que se avanzó  mucho  en la organización  y maximización de  recursos”, argumentó  Henry Rivera, quien es auditor de la Dirección de Seguridad Ciudadana de la Gobernación.

El resultado no fue el esperado, pues la organización fue lo que más faltó, tanto en el camino del peregrino como en la comunidad de Chaguaya.

Desde la Secretaría de Turismo de la Alcaldía, también fue anunciado un trabajo coordinado para la festividad de Chaguaya, pero la imagen del pueblo totalmente colapsado, no fue la mejor para promocionar un evento de este tipo.

Basura

Desde el inicio de la ruta del peregrinaje hasta la comunidad de Chaguaya, el camino estuvo lleno de papeles, vasos desechables, botellas, bolsas y pilas entre otros.

Los caminos se vestían de blanco, pero debido al color de las bolsas de los sándwiches o de los sobres de refresco.

Tanto la Gobernación como las alcaldías de Tarija y Padcaya mejoraron la señalización en toda la ruta, además de habilitar  basureros, especialmente el Servicio Departamental de Caminos (Sedeca), aunque, fueron pocos para la cantidad de caminantes, además que los mismos se encontraban entre cinco a seis kilómetros de distancia y no estaban en todas las paradas.

“Eche su basura en los tachos por favor”, recomendaban los voluntarios que regalaban café a los cansados promesantes, pero no les hacían caso y lanzaban los vasos por el camino, marcando un sendero gigantesco de basura.

Los grupos de voluntarios instalados habilitaron sus propios basureros para no contaminar, pero los caminantes prácticamente  ignoraban a los basureros y las recomendaciones.

Transportistas sin respeto a los peregrinos

Entre 15 a 20 vehículos del transporte público pasaban por la ruta del peregrino cada media hora, haciendo arrimar a la orilla a los caminantes.

Había conductores que incluso aceleraban por esta ruta,  sobrepasando los 60 kilómetros por hora en el camino de tierra y los 100 Km/h  en el asfalto, ante un inexistente control de la Policía Boliviana en el trayecto.

Los pocos policías de Tránsito se concentraron en la comunidad de Chaguaya, donde también fueron sobrepasados, y otros grupos minoritarios en las paradas.

De las siete paradas, los policías se instalaron en unas cinco controlando las salidas de los buses, pero no así la velocidad con la que emprendían su trayecto. Incluso, permitieron el paso de flotas por el estrecho camino, poniendo en riesgo la vida de los caminantes.

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Los profesionales en comunicación social realizaron su primera asamblea como ente colegiado con el objetivo de socializar su estatuto y conformar un comité electoral, además que por primera vez tendrá representación en la Federación de Profesionales de Tarija.

RESTA

La inseguridad por las noches en diferentes puntos de la ciudad, es cada vez más evidente, según las constantes denuncias de una madre de familia que vive en pleno centro de la ciudad. Hay locales en los que pese a la información referida a la Guardia Municipal, esta instancia municipal no estaría respondiendo a tiempo.