LUN
NOV
19
LUN
NOV
19

La prueba de la sopa: el método de Edison para poder detectar la creatividad






25 agosto, 2017

INFOBAE

Las entrevistas laborales suelen ser situaciones hostiles para quienes desean conseguir el trabajo. En el anhelo, ser políticamente correcto y responder adecuadamente pueden generar un estrés difícil de sobrellevar al momento de enfrentar a un empleador. Sin embargo, existen también aquellos jefes que se guían por métodos poco convencionales para descifrar a la persona que tienen enfrente.

Muchas entrevistas consisten en seguir una serie de pasos pre establecidos, en donde el diálogo se convierte en un mero trámite. En la actualidad, muchas empresas recurren a la originalidad ante el primer encuentro. Que quién es su superhéroe preferido, la mayor debilidad, o qué diría su peor enemigo, entre otros interrogantes.

Thomas Edison contrataba a sus empleados a través de “la prueba de la sopa” (iStock)

Thomas Edison contrataba a sus empleados a través de “la prueba de la sopa” (iStock)

Michael Michalko es uno de los escritores creativos más prestigiosos del mundo. En su bestseller Thinkertoys detalló la forma en la que Thomas Edison, empresario e inventor estadounidense, tomaba las entrevistas de trabajo. Lo llamó “la prueba de la sopa”.

“Cada vez que Thomas Edison estaba a punto de contratar a un nuevo empleado, él invitaba al solicitante con un plato de sopa. Si la persona le ponía sal a su sopa antes de probarla, Edison no le ofrecería el trabajo. El inventor creía que aquel postulante estaba lleno de suposiciones construidas en su vida cotidiana. Edison pretendía que esas personas fuesen fáciles de entrenar de forma creativa. No quería prejuicios, ya que, según el científico, tienden a matar cualquier brote de innovación”, explicó Michalko.

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La oficina del Defensor del Pueblo, la Armada Boliviana y otras instituciones de Bermejo se sumaron este fin de semana a la campaña nacional contra la trata y tráfico de personas.

RESTA

Es lamentable que el olvido y la dejadez hayan llegado al bosquecillo de Juan XXIII, al ser un espacio pintoresco en otros tiempos que  luce hoy desdibujado en relación a la imagen que tenemos grabada en la retina.