DOM
SEP
23

La historia del asesino serial que ganó un concurso de citas en la televisión estadounidense






24 agosto, 2017

INFOBAE

The Dating Game fue el pionero de un formato de programa televisivo que aún con variantes permanece vigente. Con una fórmula que pone a un persona a elegir entre varios candidatos, el fin de aquel show consistía en concretar una cita entre dos de los cuatro protagonistas. Siguiendo este estilo, por el popular certamen pasaron cientos de aspirantes, algunos con final feliz y otros no tanto.

Desde su inicio en 1965 hasta sus transmisiones finales en 1999, hubo episodios que quedaron en el recuerdo. Pero ninguno como el que sucedió durante la temporada de 1978. En aquella ocasión, uno de los protagonistas fue el violador convicto y asesino en serie Rodney Alcala, cuya participación no pasó inadvertida, ya que ganó el encanto de Cheryl Bradshaw, la joven soltera que buscaba pareja.

Alcala, de 74 años, está preso desde 1980 (David Handschuh/AP)

Alcala, de 74 años, está preso desde 1980 (David Handschuh/AP)

Presentándose como un fotógrafo de profesión, Alcala logró participar a pesar de una condena de 1972 por violar a una niña de ocho años, un hecho por el que estuvo preso durante 34 meses hasta la libertad condicional. Y no solo eso. Cuando se presentó sonriente en el show, ya existían al menos cuatro cuerpos que llevaban su nombre. Una serie de crímenes que había comenzado en 1968.

Aunque se estima que su terrible historial acumula decenas de asesinatos de mujeres, la cantidad precisa de víctimas son desconocidas. En los juicios que afrontó, se demostró que acabó con la vida de siete mujeres. Pero los detectives creen que fueron más. Sobretodo tras la investigación por el asesinato en 1980 de Robin Samsoe -una niña de 12 años-, un caso por el que fue arrestado y condenado a muerte y desde entonces permanece en prisión.

Es que en aquella ocasión, la policía encontró cientos de fotografías de mujeres no identificadas tomadas por él. Algo que les permitió saber más sobre su modo de actuar. El hombre atraía a sus víctimas diciéndoles que era un fotógrafo de moda profesional. Tenía un álbum de fotos con imágenes que fueron reveladas al público con la esperanza de que confirmara la desaparición o la identidad de esos cientos de mujeres.

Alcala junto a Cheryl Bradshaw en el programa de televisión

Alcala junto a Cheryl Bradshaw en el programa de televisión

Con todas la atrocidades a cuestas, Alcala estuvo en el programa de citas, por el que luego se lo llamó Dating Game Killer (El Asesino del Juego de las Citas). Allí, el histórico conductor Jim Lange lo presentó como un “exitoso fotógrafo que descubrió su pasión a los 13 años. Además, entre sus pasatiempos lo podemos encontrar practicando paracaidismo o motociclismo”.

El motivo que lo impulsó a acudir lo contó años más tarde en una entrevista al diario Telegraph: comentó que fue para encontrar al amor verdadero. Y se encontró con Bradshaw, a quien atrajo desde un comienzo. En la primera frase le dijo con tono seguro: “Vamos a pasar un buen rato juntos, Cheryl”. Finalmente terminó siendo el elegido por sobre otros dos participantes.

El premio consistía en realizar un viaje y participar en unas clases de tenis juntos, a los que afortunadamente Bradshaw se negó. La joven explicó que le parecía muy “siniestro”. Según declaró a la CNN en 2010, Alcala era “muy callado, pero a veces interrumpía e intentaba imponerse. Empezó a ser muy desagradable y grosero, y a mostrar una actitud intimidante”.