VIE
SEP
21

Para el 2018 las guarderías serán abiertas sólo a petición de vecinos






21 agosto, 2017

 

SHIRLEY ESCALANTE/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico agosto 21 de 2017) De acuerdo a información que maneja el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) a causa del factor económico que atraviesa el departamento de Tarija, los centros de apoyo y estimulación temprana, más conocidos como guarderías se abrirán para la próxima gestión, sólo en casos especiales.

Si bien antes el Sedeges hacía un estudio de las zonas en las que se establecía los centros o guarderías, ahora será a pedido de las juntas vecinales, sin dejar de lado el número de beneficiarios que debe conformar un cupo de 30 niños para abrir el centro.

Está gestión, de 280 centros de estimulación  sólo se abrieron 150, el número para el próximo año será mucho menor esto de acuerdo a la situación económico del departamento.

La directora del Sedeges, Mery Polo Areco, garantizó que se abrirán los centros para la próxima gestión; sin embargo estos  establecimientos deben de contar con un requerimiento que justifique la necesidad de los padres de familia.

“Los centros no se abrirán en cual zona, sino en barrios  donde exista alta necesidad, por ejemplo en barrios alejados donde los padres no tengas mas opción donde dejarlos a causa de trabajo”, dijo Polo.

La directora solicitó a los padres de familia a trabajar de manera conjunta con el Sedeges, explicando que no se trata de dejar a sus hijos y recogerlos en un horario, sino de coadyuvar con la enseñanza que reciben en las guarderías.

“Lo que solicitamos es el compromiso de los padres de familia, no queremos que se olviden de los niños, sino que estén de manera activa con ellos para evitar un abandono, porque antes creían que era nuestra obligación cuidarlos y ellos sólo recogerlos a una determinada hora”, dijo Polo, que además acotó estar predispuesta a escuchar las solicitudes de las partes.

Padres de familia

Ante el recorte del presupuesto para los centros de estimulación temprana, hay padres de familia que aplazaron el accionar de la Gobernación de Tarija, respondiendo que este año fue más complicado inscribir a sus hijos a las guarderías.

“Las guarderías se abrieron mucho tiempo después y no como antes, que empezaba justamente con la época de clases”, criticó un padre de familia al recordar que la atención se regularizó recién a medio año.

Aseguró que son mayores los aportes que realizan, aunque la atención disminuyó en calidad, según acusó.

Las guarderías sociales fueron creadas para la atención de menores de familias de escasos recursos de 0 a 6 años, cuyos padres se dedican en el día a realizar diferentes trabajos en la jornada, quedando imposibilitados de cuidarlos.

Los padres deben poner un aporte mensual mínimo para el mantenimiento de estos centros en donde los niños reciben alimentación y educación.

Desempleo a falta de guarderías

De manera extraoficial pudo conocerse que más de 500 personas quedaron desempleadas, pues el Sedeges dejó de solicitar sus servicios,  lo que derivó en reclamamos de las ex trabajadoras, quienes se están dedicando temporalmente al comercio.

Cada centro contaba mínimamente con tres personas, una de ellas era la que elaboraba los alimentos, mientras las restantes enseñaban y cuidaban a los niños.

Las trabajadoras sociales que continúan en estos centros, trabajan alrededor de 10 horas y a cambio, reciben una beca económica  que no supera los Bs 1.000.

De acuerdo a la información proporcionada por las mismas educadoras, estas no gozan de vacaciones pagadas y menos de seguro social.

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

El Colegio de Comunicadores Sociales de Tarija ya tiene su personería jurídica y está organizando la elección de sus dirigentes. En buena hora la organización de los profesionales en el área de la comunicación, desde donde puedan normarse las reglas éticas para los profesionales no solo de los medios de prensa, sino también de las instituciones públicas como privadas.

RESTA

La respuesta esquiva de la Dirección de Ingresos Municipales respecto a la falta de controles a las tiendas que ofertan productos de contrabando, desligando toda responsabilidad, cuando es una realidad palpable en el centro de la ciudad como en diferentes barrios de la capital.