MIE
SEP
26

En Tarija hace falta un “negociador” para salvar vidas






21 agosto, 2017

 

SAÚL CARDOZO/ BOLINFO/ TARIJA

(elPeriódico, agosto 21/2017)

Luego de que se manejara la tesis de suicidio como la causa de la muerte de Martín (nombre ficticio), quien fue el joven de 27 años de edad, que se lanzó al vacío de la represa de San Jacinto, en agosto del año 2010. El médico forense del Ministerio Público en ese entonces, Dulfredo Ozuna, cuenta que se quedó con una “espinita”, porque hubo personal policial que pudo haber hecho más para salvar la vida de Martín.

Tal vez  un “negociador” o un especialista hubiera sido de gran ayuda para poder salvar la vida del joven, porque los policías llegaron al lugar, poco antes Martín decidiera quitarse la vida, “nadie echa la culpa a los policías, si no que las autoridades deben pensar en realizar programas o proyectos de Seguridad Ciudadana para poder implementar esas especialidades en el departamento”, dijo, Ozuna.

La historia

Al igual que la novela de Gabriel García Márquez (Crónica de una muerte anunciada), varias personas sabían que Martín se iba a quitar la vida, pero nadie hacia nada; sin embargo, un 16 de agosto del 2010, en la mañana Martín comenzó a llamar a sus familiares y amigos advirtiendo que se suicidaría, todos se alarmaron, pero no sabían dónde, ni cómo lo haría.

El médico forense, comentó que los familiares asustados comenzaron a llamar a la Policía  para poder ubicar a Martín; pero nadie daba alguna información sobre su paradero.

“A eso de las 10 de la mañana a vista de muchas personas que estaban en el Lago San Jacinto el joven, quien había cumplido los 27 años en julio, se subió sobre la baranda de la represa y con una botella de vino en una mano y con el celular en la otra comenzó a llamar nuevamente a sus familiares, quienes en ese entonces ya lograron ubicarlo y llamar a la Policía”, apuntó, Ozuna.

Se conoció luego de investigaciones que el joven habría decidido quitarse la vida por los problemas familiares y económicos que estaba atravesando.

“El año 2010 en mi condición de médico forense fui convocado por la Policía y el Fiscal, para hacer el levantamiento legal de un cadáver de una persona que se habría lanzado detrás de la represa de San Jacinto, inmediatamente con el equipo nos trasladamos al lugar y nos enteramos que el cuerpo ya fue rescatado después de haber caído y por ende tuvimos que remitirnos a la morgue para realizar el examen correspondiente”, relató.

Pero la sorpresa fue más grande para el forense, porque al llegar a la morgue el cuerpo no estaba ahí, los familiares ya habían trasladado el cuerpo a su domicilio para poderlo velar, “se tuvo que realizar el examen y la entrevista con los familiares en su domicilio, porque ellos conocían las circunstancias como había sucedido el suicidio”, acotó.

Investigación

Los familiares de Martín, antes que ocurra el trágico hecho llamaron a la Policía para pedir auxilio y así puedan evitar el suicidio, por ello son los uniformados los primeros en llegar a la escena y según relataron en ese entonces llegaron a encontrar a la persona encima de la baranda de cemento, “en la declaración de los efectivos, se conoce que el joven estaba parado sobre la baranda en el sector de medio con una botella y un celular donde gritaba que se quitaría la vida y la Policía incluso intentó persuadir al suicida para que cambie de opinión, pero son tuvo  éxito. Inclusive se conoce que uno de ellos llegó a tener el contacto mínimo con esta persona al momento que se lanzaba al vacío, llegó a tocar la ropa; sin embargo no pudo sujetarlo”, indicó.

La caída le causó lesiones mortales al joven y fue instantánea su muerte por la altura y por el lugar donde impactó, porque son lugares rocosos, “existió un traumatismo intenso que destruye el cráneo y existían muchas fracturas en el cuerpo”, añadió, el médico forense. (eP)

No hubo una oportuna negociación

El forense Dulfredo Ozuna, indicó que tras el hecho quedó una espina en la sociedad, en qué si el personal de auxilio independientemente si son Policías o Bomberos, están o no capacitados para poder evitar todo tipo de desenlaces, porque un suicida primero trata de hacer conocer su decisión, ya sea a través de una carta póstuma y hoy en día lo que se utiliza son los mensajes póstumos en los celulares o de hacer llamadas previas a quitarse la vida

“En esa oportunidad se detectó que no se cuenta con un personal que tenga formación específica para este tipo de situaciones, para persuadir aquellos suicidas críticos que tomaron la decisión fatal”, concluyó.(eP)

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Los 783 estudiantes y plantel docente de la unidad educativa Esteban Migliacci, mediante la actividad del teatro están organizando un festival en el que revaloricen los valores de la familia.

RESTA

Cortes de energía eléctrica, inundaciones y semáforos quemados dejaron las primeras lluvias de la temporada, mostrando una ciudad que no está preparada para ninguna eventualidad climatológica, pese a las experiencias anteriores que debieron servir para tomar previsiones a las instituciones responsables.