LUN
SEP
24

FABOL determina parar el Campeonato






15 agosto, 2017

 

ANDRÉS TÓRREZ TÓRREZ

El secretario general de Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol), David Paniagua, confirmó la determinación de parar el torneo profesional  ante el incumpliendo de pago de deudas de los clubes.

“El fútbol estuvo parado una semana cuando se concilió todo y se hizo el acuerdo y el compromiso, pero después no se cumplió nada, en absoluto. No hubo ninguna respuesta para dar cumplimiento a este compromiso y es por esto que tomamos esta determinación”, explicó Paniagua.

El representante de Fabol explicó que los clubes tenían un plazo de hasta 72 horas después que se reinició la competencia nacional, en la segunda jornada de partidos el 28 de julio, para que presenten las garantías de pagos.

“Lo que necesitamos, nosotros, era tener la certidumbre con estas pignoraciones y ese es el compromiso que han incumplido”, apuntó.

En aquella ocasión, Fabol aceptó la propuesta de que los clubes paguen sus deudas en cuotas y con los recursos que recibirán del incremento por concepto de los derechos de televisación.

“La solución la tienen ellos y, creo, que la plata también. Lo que no tienen es voluntad de cumplir con sus obligaciones y ni siquiera nos contestan”, señaló Paniagua de manera contundente.

El inicio del torneo Clausura 2017 se vio interrumpido por las deudas que acumularon ocho de los 12 clubes, que debían más de un millón de dólares a sus exjugadores. Sólo estuvieron exentos cuatro clubes: The Strongest, Bolívar, Oriente Petrolero y Guabirá.

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

La Unidad Especializada para la Persona con Discapacidad del Gobierno Departamental; en coordinación con la Asociación Tarijeña de Sordos Tarija, lideraron la campaña “Incluyéndome en lo Cotidiano”; un experimento social que tuvo como objetivo poner en evidencia las barreras comunicacionales que sufre este grupo poblacional al momento de realizar actividades cotidianas.

RESTA

Desde diferentes páginas de Facebook con el nombre de inmobiliarias están estafando a miles de personas, sin que exista un control efectivo.