JUE
SEP
20

El abuso de adaptadores, una bomba de tiempo en los hogares






14 agosto, 2017

 

Igor Guzmán/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico-Agosto12/2017)

No es difícil que cualquier persona en el hogar no tenga uno, sino cinco o más adaptadores  de corriente múltiple; sin embargo, el mal uso, de los mismos puede provocar incendios o que las personas sufran una descarga eléctrica. 

Los expertos recomiendan evitar su uso,  sobre todo porque en el país no existe una regulación y están sin garantías.

El electricista, Juan Quispe,  recomienda evitar su uso y mejor contar con los enchufes como tomacorrientes adecuados, con el fin de evitar algún incendio.

“Muchas veces existen adaptadores que están en mal estado, mayormente,  es preferible tener los tomacorrientes necesarios en la pared,  evitar el uso de adaptadores”, advirtió.

Explicó que este tipo de elementos  tienen sus parámetros de potencia, por ende,  su  mal uso puede generar una desgracia, pero por el tema económico,  generalmente quedan de lado estas recomendaciones.

El director de la Unidad de Bomberos de la Policía Boliviana, mayor Roberto Siles, recordó que existen parámetros legales y que debe contratarse una proveedora de servicio técnico en el área especializado para evitar incendios

“Muchas veces no existen empalmes exactos,  entonces, hay una sobrecarga de energía eléctrica, hemos participados en algunos cursos y los adaptadores -para tomacorrientes y enchufes-  los condenan los ingenieros, por lo que se recomienda que todo artefacto  eléctrico deber ser de uso exclusivo”, indicó.

Por su parte,  el presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fedjuve), Edwin Rosas Urzagaste, admitió que la mayoría de los vecinos son descuidados sobre los peligros que existen por estas costumbres, pero esta situación  debe a la falta de recursos económicos, porque la instalación adecuada tiene más precio con relación al costo de comprar un adaptador.

“Por estas causas se han dado incendios como el del Mercado Campesino, por una mala conexión, y otros que han ocurrido”, reconoció.

Esta situación debe a la idiosincrasia de la mayoría de los pobladores en el país en buscar “lo más barato”, sin importar la calidad, “no van con las normas”, lamentó.

Del otro lado, los comerciantes, especialmente los ambulantes,  venden este tipo de implementos, sin ningún tipo de conocimiento.

El equipo de prensa de elPeriódico visitó diferentes puestos de venta de artefactos eléctricos, unos en las calles  y otros en sus tiendas.

Pudo constatarse  que existen vendedores que no conocen la calidad del producto que ofrecen a sus clientes. Sin embargo, la mayoría poco o nada saben de estos implementos,  vendiéndolos a precios relativamente bajos. Un adaptador común cuesta Bs 5 el más barato; mientras que los alargadores y toma corrientes oscilan entre los Bs 20 y Bs 30.

“Vendemos con calidad, y por eso su costo es mayor, nuestros tomacorrientes con alargadores salen de Bs 50 a Bs 150 que son de calidad. Los adaptadores las tenemos de Bs 15 a Bs 30, pero son seguros, no sobrecalientan”, dijo un propietario de una tienda especializada.

Este vendedor dijo que existen otros sitios que ofrecen productos similares a precios menores, pero ahí está el riesgo por el tema de la seguridad. “Ahí están los riesgos y esa es responsabilidad de cada uno”, comentó el vendedor que asegura ser electricista y conocer a detalle este tipo de productos.

El dirigente vecinal, Edwin Rosas, dijo que los adaptadores y alargadores  de electricidad los usan por necesidad, pero deberían socializar más el uso de los mismos por el peligro que conlleva.

En cuanto a su venta, es la libre la oferta y la demanda que existe en el país, hay personas que adoptan como su fuente de inversión en el comercio de estos elementos.

“En realidad no la venden con factura, en su mayoría,  se dedican a su comercialización solo por ganar, pero no saben y no tienen conocimiento, siendo lo peor que compramos”, acotó el vecino.

“La gente vende  lo que puede, y entonces,  es necesario que se tomen acciones de prevención”, aseveró.

El responsable de la Unidad de Bomberos   recordó que existe la norma boliviana 777, que contempla los pasos a seguir para la seguridad en las instalaciones eléctricas en domicilios.

En tanto, la representante en Tarija de la Defensoría del Consumidor, Mónica Jurado, refirió que  las instituciones municipales, departamentales y nacionales, son las que bajo normativas generales regularizan la venta de cualquier producto que esté en buen estado y cuente con las garantías necesarias.

“Pareciera  que a ciertos productos no se la da mucha importancia, llegan del interior del país y muchas veces,  por su mal estado provocan incendios o descargas eléctricas”, reconoció la funcionaria.

Para Jurado es necesario que los consumidores verifiquen si se les venden con las mínimas garantías, porque existen productos que están sin marca, ingresando  la mayoría por contrabando, siendo ofertados en ferias comerciales o barriales.

“Las personas deben hacer la prueba para corroborar si les están vendiendo bien,  especialmente cuando les arman los alargadores”, aconsejó.

Sobre los adaptadores refirió que deben ser revisadas por técnicos especializados. “Si existen  afectados, entonces pueden acercarse a reportar a la Defensoría del Consumidor”, comunicó.

Las oficinas de Defensa del Consumidor se encuentran en la esquina de las calles Alejandro del Carpio y Ciro Trigo.

Vendedores deben capacitarse

Las normas de la Defensoría del Consumidor, marcan que las personas que comercializan estos objetos puedan capacitarse. La Ley 453 cita que debe identificarse a todos los proveedores que cumplan autorizaciones,  licencias y capacitación que busquen garantías para sus clientes, indicó la representante de esta oficina en  Tarija, Mónica Jurado

“Deberían tener conocimientos básicos para dar indicaciones  a sus clientes y así garantizar el producto  que venden, pero existe mucha la informalidad del mercado”, reconoció Jurado.

Acotó que quieren  disponer recursos extras para hacer la revisión y garantizar el servicio técnico, porque si no prevén esta situación, cuando pasa algo,  ahí recién se preocupan.

Cuando estos objetos  llegan con desperfectos desde la fábrica,  su malo uso puede ocasionar  incendios, descargas eléctricas o que se quemen artefactos electrónicos.

Jurado pidió  a los vecinos que si encuentran algún problema en este aspecto,  deben denunciar a las oficinas del Consumidor para hacer los trámites para que sean resarcidos en el daño.

En este aspecto,  Rosas refiere que las autoridades deben ponerse de acuerdo para socializar esta problemática que deja daños hasta irreversibles. Se pierden objetos de valor, o se presentan personas heridas.

“Nos preocupan que ocurran estas cosas, ya sea por mala manipulación del gas, conexiones eléctricas en mal estado, como los chaqueos que ocasiona daños irreversibles”, afirmó el dirigente.

Los bomberos se especializaran en peritaje de incendios

El director de la Unidad de Bomberos de la Policía Boliviana, mayor Roberto Siles, informó que los miembros de esta división se están especializando por órdenes superiores en investigación de incendios.  Acotó que si bien tienen estos especialistas en otros departamentos, es necesario contar con este grupo de peritos en Tarija.

“Estamos apegados a las normas, por lo que actuamos en investigaciones, cuando se tiene un requerimiento fiscal correspondiente”, indicó.

Afirmó que no hay peritos especializados en incendios en Tarija, pero sí a nivel nacional. “Están solicitando por los canales correspondientes, lo necesario en la parte de la capacitación”, acotó el oficial policial.