SAB
NOV
17
SAB
NOV
17

La provincia Gran Chaco, con su original capital Caiza celebró 171 de su creación






13 agosto, 2017

 

La provincia Gran Chaco fue creada durante el gobierno del Presidente Hilarión Daza Groselle un 12 de agosto de 1876 con Caiza, como capital y los cantones Caraparí, Itaú, Yacuiba, Tartagal y las misiones en la margen occidental del río Pilcomayo. “Churiguanía”, “Llanos de Manso”  y “Chacú”, fueron las expresiones originarias de la actual provincia Gran Chaco.

El sacerdote Jesuita, en su magnífica obra “Descripción Corográfica del Gran El Chaco Gualamba” escrita en el año 1733 señala que aunque algunos quieren que el territorio que rigurosamente se llama Chaco, sea un valle situado en el centro de las provincias de Tucumán, Paraguay, Río de la Plata y Santa Cruz de la Sierra, donde antiguamente el capitán Andrés Manso, uno de los conquistadores del Perú, fundó por los años de 1556 una ciudad, de orden del marqués de Cañete, virrey de estos reinos; la cual por su descuido asaltaron y destruyeron los Chiriguanas, al tiempo que todos sus vecinos y su fundador dormían sin recelo, por cuya causa llamaron comúnmente a aquel paraje y se llama hasta hoy los Llanos de Manso.

No obstante, la común acepción en estos tiempos comprende debajo de este nombre Chaco varias provincias pobladas de naciones infieles, que se continúan y comunican unas con otras, por centenares de leguas en la banda del poniente y del Río de la Plata, entre las provincias del Paraguay, Río de la Plata, Tucumán, Chichas, Charcas y Santa Cruz de la Sierra. La etimología de este nombre, Chaco, indica la multitud de las naciones que pueblan esta región. Cuando salen a cazar los indios y juntan de varias partes las vicuñas y guanacos, aquella muchedumbre junta se llama Chacu, en lengua quichua, que es la general del Perú, y por ser multitud de naciones las que habitan las tierras referidas, les llamaron a semejanza de aquella junta, Chacu, que los españoles han corrompido en Chaco”.

Este inmenso territorio conocido como el Gran Chaco no siempre se llamó Chaco. Cuando empezaron las migraciones guaraníticas y se sostuvieron las guerras con los ejércitos de Tupaj Yupanqui y Huayna Kapac al finalizar el siglo XV, aquellos emperadores lo denominaron “chiriguania” debido a que murieron de frió los prisioneros que lograron capturar los incas. Desde 1559 el capitán Andrés Manso hizo gestiones ante el Virrey Andrés Hurtado de Mendoza, Marqués de Cañete, para que se le concediera en gracia el territorio al que había explorado desde 1556 y que posteriormente fue disputado con Ñuflo Chávez, otro intrépido capitán español que remontó el rió Paraguay para fundar la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.  Al capitán Manso se le concedió el territorio que estaba al sur del rió Grande y desde el año 1559 comenzó a llamarse  “Llanuras de Manso”.

En el libro Viajes por América Meridional de Félix de Azara, geógrafo español encargado por la corona para fijar los límites con los territorios conquistados por los portugueses en la América, ya figura el nombre de Chaco en el sentido de planicie selvática.  Como sus informes eran oficiales, este nombre quedó registrado a fines el siglo XVIII. Pero el nombre de Chaco parece venir de más lejos, porque según Alcedo, autor del Diccionario Americano, “Chacú” en quechua significa junta o compañía, ya que en este territorio se juntaron los indios de diversos países huyendo de las conquistas que hacían los Incas. Por su parte, el Padre Honorio Mossi dice que “Chacú” significa “Casa de Fieras” en quechua y en guaraní quiere decir “Reunión de muchos entre los montes”.

Mediante Ley de 25 de febrero de 1957, del gobierno del Presidente Hernán Siles Zuazo, Yacuiba fue elevada al rango de ciudad por su  acelerado crecimiento urbano unida por el sur con San José de Pocitos y Pueblo Nuevo. Desde la colonia fue paso obligado de las caravanas que vinculaban Yacuiba con Santa Cruz de la Sierra y Salta.

Durante la  Guerra de la Independencia hasta las primeras décadas republicanas, el territorio chaqueño fue llamado “La Frontera”, denominación que muy posiblemente era calificada así desde los primeros días del Coloniaje. La fundación de Tarija llevó el nombre de San Bernardo de la Frontera desde 1574. Tal vez signifique que la jurisdicción de Manso era solamente hasta el Pilcomayo.

El Chaco es el segundo bioma(*) en importancia de Sudamérica después de la Amazonía, por extensión y diversidad de flora y fauna, es una vasta región compartida con Argentina y Paraguay.  El Chaco Tarijeño cautivante y asombroso por sus altos contrastes, selvas de montañas, bosques de transición y pastizales de alturas que se abren a la gran llanura donde coexisten espinales, palmares y sabanas salpicadas por lagunas y bañados.

 

Hilarión Daza Groselle

Presidente de Bolivia

El marco cultural de la zona es tan variado como su naturaleza. Allí conviven, por un lado primitivas culturas que mantienen intactas sus costumbres, conocedores del río, pescadores, recolectores y laboriosos artesanos y por otro lado el hombre chaqueño de la llanura, dedicado a la actividad agrícola – ganadera, hábil jinete y creador de un exquisito folklore.

En la ciudad de Potosí, el día 12 de agosto de 1876, el entonces presidente de la República, General Hilarión Daza Groselle, firmó el Decreto Supremo de creación de la Provincia Gran Chaco, teniendo como su capital original a Caiza y como cantones a  Caraparí, Itaú, Yacuiba, Tartagal (hoy  territorio perteneciente a la República Argentina) y las misiones de nueva fundación a la margen occidental del Río Pilcomayo.  Posteriormente, el presidente de la República Gral. Narciso Campero Leyes, el 19 de agosto de 1880, dispuso el traslado de la Capital del Gran Chaco a Yacuiba, creando además los cantones Aguayrenda, Ytiyuru (hoy Argentina) y Zapatera.

La Provincia del Gran Chaco, cuenta con una superficie total de 18.381 km2, limita al norte con la Provincia Luís Calvo del Depto de Chuquisaca, al sur con la República Argentina, al oeste con las Provincias O´connor y Arce del Departamento de Tarija y al este con la República del Paraguay.

Está políticamente dividida en tres secciones municipales, Primera Sección con su capital Yacuiba con los cantones Aguayrenda, Caiza, San José de Pocitos y El Palmar. La Segunda Sección con su Capital Caraparí y los cantones Saladillo, Itaú, Zapatera y la Tercera Sección con su Capital Villa Montes.

Iglesia de San Pedro

en construcción. 1896

CAIZA, CAPITAL DEL CHACO

Población fundada hacia el año 1773, después de instalarse la misión religiosa de Aguayrenda. Caiza deriva del Guaraní Yaipiybi que significa “Lugar para vivir” En la región vivían las tribus chanés que incursionaban hasta Caraparí en franca rebelión contra los españoles, movilizando a todas las comunidades de la región. Fue rebautizada con el nombre de Villa Ingavi por el General Manuel Rodríguez Magariños en 1843 en homenaje a la batalla de Ingavi, pero los lugareños siguieron llamándola Caiza.  Asiento del antiguo Distrito Territorial del Gran Chaco por Decreto Supremo del 31 de marzo 1872. Fue capital de la provincia del Gran Chaco hasta el 19 de octubre de 1880, pasando esta jerarquía a Yacuiba. Villa Ingavi con el santuario de la Virgen del Carmen fue un lugar de descanso y abastecimiento de todas las expediciones nacionales que incursionaban el Chaco, incluyendo las de las Colonia.

Calle San Pedro esq. Santa Cruz.

Yacuiba 1897

El 1 de noviembre del año 1844 el Misionero Franciscano, padre Buena Ventura Carles bendijo el primer templo de la virgen del Carmen, la cual fue reemplazada por otros templos (siete hasta la actual). El sexto Templo fue obra del Reverendo Padre Oliverio Pellicelli y el actual fue construido a iniciativa del Padre Pío Tagliabues en 1999 y bendecido por el Obispo de Tarija Monseñor Ademar Esquivel el 19 de septiembre de ese mismo año. Funcionaba en Caiza la junta Municipal Provincial presidida por el señor Eliodoro Moreno luego pasó a Yacuiba por orden del Ministerio de Gobierno y Fomento del 2 de marzo de 1905.

Mujeres  y niños guaranís originarios de Caiza. Invierno de 1903

 

EL CHACO PROTAGONISTA DE LA GUERRA MÁS CRUENTA DEL CONTINENTE

La Tercera Sección de la provincia Gran Chaco, fue protagonista de una de las más cruentas guerras que registra la historia de Bolivia. Villa Montes el principal escenario de la conflagración bélica que enfrento a bolivianos y paraguayos, donde ofrendaron sus vidas más de cincuenta mil jóvenes bolivianos. De acuerdo al libro Masamaclay: Historia Política, Diplomática y Militar de la Guerra del Chaco, escrita por Roberto Querejazu Calvo,  “Masamaclay”, fue uno de los lugares donde se produjo un choque armado previo a la guerra, cuya equivalencia en el lenguaje de los aborígenes de la región, significa “Lugar donde pelearon dos Hermanos”.

Ingreso de tropas bolivianas a la guerra del Chaco

La Guerra del Chaco significó el desplazamiento masivo de guaraníes a la Argentina y mayoritariamente al Paraguay. De la población indígena no desplazada, cuentan mayoritariamente los tobas, tapietes y matacos que fueron utilizados por el Ejército boliviano como zapadores, guías y navegadores del río Pilcomayo. El final de la contienda bélica se tradujo en la transculturación del Chaco, debido a la fuerte presencia aymara y quechua que se estableció en la región durante la post guerra, a consecuencia de la lenta desmovilización de tropas. Como el resto del Chaco, la provincia Gran Chaco tiene un alto grado de mestizaje como resultado de la guerra.

 

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Desde la Gobernación anunciaron que la uva tarijeña  será comercializada con todos los registros de higiene y certificaciones correspondientes en seis municipios del país.

RESTA

Que un solo menor esté en situación de calle demuestra el total fracaso de nuestras políticas de infancia.