MIE
SEP
26

El corazón del pueblo le ganó al fuego






13 agosto, 2017

REDACCIÓN CENTRAL/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico- Agosto 13/2017) Cadenas humanas de personas para hacer llegar el agua a los socorristas, así vivieron intensas jornadas en Tarija por el incendio en la serranía de Sama que todavía continúa, pero siendo prácticamente controlado.

En la plaza principal, miles de personas se acercaron para dar su aporte como en la zona de La Loma y otros puntos estratégicos que fueron habilitados para dejar donaciones a las personas que luchaban con el fuego.

Clínicas particulares que ofrecieron su servicio para atender gratuitamente a los voluntarios, como hoteles que no cobraron un peso por el hospedaje de los voluntarios que llegaron del interior del país como de la Argentina, además de clínicas veterinarias que también atendieron a los animales afectados de la zona.

En el interior del país, residentes tarijeños empezaban a colectar y enviar  víveres por medio de una de las aerolíneas que también determinó trasladar gratuitamente estos productos.

Miles de mujeres cocinando y hombres prestando sus vehículos para trasladar a los socorristas, resumen las cientos de acciones humanitarias que se vieron en estas jornadas de dolor para toda la región.

Informes oficiales

Así, Poco a poco la situación se va sofocando el fuego en la serranía de Sama, con el apoyo de la ayuda internacional como de equipos de otras regiones, los focos de incendio son menos, pero la situación sigue siendo de alerta en Tarija.

Más de siete mil hectáreas fueron devastadas por el fuego, además que este hecho dejó dos víctimas fatales y cientos de comunarios afectados.

Al cerrar la jornada, el gobernador, Adrián Oliva Alcázar, en una conferencia de prensa conjunta realizada en el Salón Rojo, explicó que solo quedaron por controlar tres focos activos del incendio, donde están trabajando bomberos y especialistas en atender este tipo de desastres.

Los lugares en los que persiste el fuego son: Lazareto, Guerrahuayco y San Pedro de Sola.  El alcalde de San Lorenzo, Miguel Ávila Navajas, resaltó que el fuego en la provincia Méndez fue controlado al 100%.

El gobernador, Adrián Oliva y el alcalde de Tarija, Rodrigo Paz Pereira, sobrevolaron las zonas afectadas para hacer una cuantificación de los daños.

En ese sentido, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira Juatiniano, indicó previamente que el incendio estaba “prácticamente controlado”, aunque, las fuertes ráfagas de viento en las zonas afectadas reavivaron el fuego que  por momentos se tornó incontrolable.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez Fernández, informó que este domingo van a utilizar espuma y polvo químico para sofocar en su totalidad el incendio.

“Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos  nos ha mandado seis cisternas y aproximadamente 100 mil litros de espuma”, acotó.

Cada helicóptero tiene una capacidad de 500 a 600 litros de espuma. “Así que tenemos para muchísimos viajes para este domingo”, indico Sánchez en una conferencia de prensa realizada en instalaciones de la IV Brigada Aérea.

Los cuerpos de las dos víctimas fatales fueron rescatados en la mañana por personal del Sar del Sur, que tuvo que internarse en una peña de unos 36 metros de profundidad aproximadamente.

Vicepresidente sobrevoló las zonas afectadas 

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, arribó a la ciudad de Tarija con la finalidad de verificar la magnitud del voraz incendio, quien sobrevoló la zona afectada. Tras hacer esta inspección y recibir los informes de los policías como militares,  aseguró que el fuego disminuyó en un 80% con relación al día anterior.

García Linera se reunió con la familia de la estudiante de primer año de Escuela Básica Policial (Esbapol), identificada como Nedeira Condorset,  quien perdió la vida al caer por una peña, cuando  colaboraba con los trabajos de sofocación del fuego.

También se comprometió en ayudar  a la familia del comunario Luis Mendoza,  quien también fue víctima del siniestro, cuando intentaba sofocar las llamas en Lazareto.

El cuerpo de Nedeira fue velado y bendecido por el obispo, Javier del Rio Sendino, en el salón Rojo de la Gobernación, lugar donde recibió los honores de la Policía como de la institucionalidad tarijeña.

El cuerpo de la joven posteriormente fue trasladado por sus familiares a Potosí, de donde era oriunda.

En el caso del cuerpo de Mendoza, fue velado en su domicilio en la comunidad de Lazareto, con cuyos gastos fúnebres corrió el alcalde, Rodrigo Paz. El gobernador declaró a las dos víctimas como “héroes de Tarija”, por dar sus vidas en defensa de su tierra.

La ministra de Salud, Ariana Campero Nava, quien llegó por la tarde de este sábado a Tarija,     puso a disposición media tonelada de medicamentos para atender a las personas que presenten afecciones o cuadros inestables por la humareda.

La donación en medicamentos es de un valor de Bs 160.000.  “Hemos traído soluciones fisiológicas, también trajimos dextrosa o glucosa”, dijo Campero.

Miembros de este Ministerio atendieron al menos a 2.000 personas que presentaron afecciones respiratorias y quemaduras que no fueron más allá del primer grado.

El apoyo de grupos especialistas del interior y el exterior

83 voluntarios y bomberos provenientes del interior del país capacitados en la mitigación de incendios llegaron ayer para sumarse a los policías, militares y voluntarios que trabajan en la zona.

Son 166 especialistas los que trabajan en las zonas afectadas. Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) aportó cuatro cisternas y un helicóptero.

El Gobierno de la Provincia Salta, Argentina envió un helicóptero especial para la mitigación de incendios, mientras que desde Jujuy, Argentina, llegó un equipo especial de bomberos especializados en incendios forestales.  (eP).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Los 783 estudiantes y plantel docente de la unidad educativa Esteban Migliacci, mediante la actividad del teatro están organizando un festival en el que revaloricen los valores de la familia.

RESTA

Cortes de energía eléctrica, inundaciones y semáforos quemados dejaron las primeras lluvias de la temporada, mostrando una ciudad que no está preparada para ninguna eventualidad climatológica, pese a las experiencias anteriores que debieron servir para tomar previsiones a las instituciones responsables.