LUN
AGO
21

Taxista trató de abusar de una comerciante ambulante






18 Junio, 2017

 

IGOR GUZMÁN/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico-18/2017)

Andrea Velasco de 26 años, es madre soltera de una niña de 8 años, por quien a diario lucha a pesar de la ingratitud y los malos tratos por quienes la contrataron, por lo que  decidió independizarse, pero recién tuvo un accidente vendiendo tojorí, cuando le cayó agua hirviendo a sus pies, por lo que fue auxiliada al hospital San Juan de Dios, esta mujer que además se salvó de ser abusada por un taxista.

Cuando vendía comida dejaba a su hija al cuidado de su hermana menor. “Ahí me pasó una experiencia muy fea cuando un taxista que conocí vendiéndole así, me invitó a tomar, yo le acepté y cuando me emborrachó  quiso abusar de mí”, empezó el relato sobre este suceso.

El hombre la golpeó, pero por fortuna pudo reaccionar  y se escapó de casa, contó.

La mujer pidió esa noche ayuda a su hermana que llamó a la Policía. Los efectivos aprehendieron al agresor, quien incluso la amenazó con matarla una vez que salga de la cárcel.

Pero ésta no fue la única vez que la joven madre tuvo que afrontar un caso de agresiones, pues antes ya había escapado de su expareja que la golpeaba.

Velasco vive en el barrio de Alto Senac, en una habitación de alquiler, a cuya propietaria le paga Bs 300 mensualmente.

Ella vive con su hija de 8 años, se llama Yoselin y según la entrevistada, por ella daría la vida, a pesar que le cuesta conseguir trabajo, porque que  estar con la niña apoyándola y fijándose en sus necesidades como llevarla a la escuela.

“Soy de Yunchará, me tuve que venir a Tarija con mi hijita, porque su papá me pegaba mucho, por eso me escapé”, relató.

“En la ciudad la gente a veces es mala, no me querían  en ninguna casa con mi hija, también cuando me tenían cama adentro se abusaban de mí y no me pagaban bien”, reveló.

Andrea trabajó durante 5 años en una casa, era trabajadora del hogar, pero sus patrones, por motivos laborales decidieron marcharse de Tarija.  Vendieron su casa y la dejaron a su suerte, por lo que de nuevo tuvo que pasar un vía crucis,  vendiendo en la calle.

“Me pasó eso lo que viví, y algunos días estaba algo asustada, pero luego trabajé de nuevo, pero ya no vendiendo, sino que entré a un restaurante y ahí me iba bien nomás, me pagaban el mínimo que era Bs 1.800, y con eso era suficiente”.

Pero como llego la época de crisis, no había venta y por ende, hubo recorte de personal, siendo despedida.

Entonces, decidió  independizarse y se puso a vender sola tojorí. Sin embargo, sufrió hace una semana un accidente en su fuente de trabajo.

“Estaba haciendo hervir el agua y la leche en mi cocina, y en un momento me cayó la olla hirviendo a mi pie izquierdo,  como estaba con chinela, todo me ardía”, cuenta.

Su hermana  la llevó al hospital y ahí los médicos le hicieron las atenciones de emergencia. “Me dolía mucho, me hicieron llorar, después me pusieron crema, pero me sigue lastimando algo”, dijo.

Esta mujer continúa adelante con su vida, vendiendo afuera de la casa.  El vaso de tojorí lo vende a Bs 5. Asegura que ya tiene su clientela fija, refiriendo que trabajará cada día con nuevos emprendimientos para sacar a su hija adelante en sus estudios.

Más del 31% son madres solteras en Tarija

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), entre los censos 2001 y 2012 el porcentaje de jefas de hogar aumentó en más del 6%.

En los 11 años de intervalo, el número de madres jefas de hogar llegaba a 512.191, en 2012 la cifra fue de 789.225 en todo el país. En Tarija el 31% de las madres de familia son jefas de hogar.

Según estos datos, 3 de cada 10 madres de Tarija asumen el papel de jefas de hogar y por lo menos una de ellas es víctima de violencia intrafamiliar. (eP).

SACA PUNTAS

mas
SUMA

Que los sindicatos de micros accedan a cambiar sus escapes para dejar de contaminar el medioambiente y generar daño a la ciudadanía a su paso por las calles y avenidas de la ciudad. Los conductores de micros accedieron a tener doble roseta de control, una de la Policía y la otra de la Alcaldía.

RESTA

Siguen realizando chaqueos en la zona rural de la provincia, incluso en zonas circundantes a la serranía de Sama, donde se registró hace tan solo una semana un incendio que consumió más de 10 mil hectáreas. Inentendible.