DOM
JUN
25
Sánchez recibe premio Maya al “Mejor Ministro del Año”



ZPREM
17 junio, 2017

 

ABI

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, recibió ayer por la noche el galardón al “Mejor Ministro del Año” en la categoría “Labor social” por su labor en el proceso de industrialización de los hidrocarburos, en la vigésima primera versión de los Premios Maya, llevada a cabo en la ciudad de Santa Cruz.

“Este es un incentivo para seguir adelante, para que Bolivia sea el corazón energético de Sudamérica con mayores ingresos para Bolivia, ese es el principal incentivo que nos da este premio”, manifestó el ministro durante la gala, en el Salón Sirionó de la Fexpocruz.

Sánchez dijo que el premio recibido es un reconocimiento para los 20 ministro del Gabinete por la entregada labor que cumplen en beneficio del país.

“Yo leía una nota del Papa Francisco que dice que los árboles no comen sus frutos, los ríos no beben sus aguas y el sol no brilla para sí mismo. Esta reflexión es un saber de la naturaleza que nos enseña de que todos debemos servir al prójimo”, reflexionó.

Los premios para el sector hidrocarburos continuaron, cuando la estatal petrolera recibió su primer premio de la noche, al ser reconocida como la “Mejor Empresa del Año” por su importante labor y aporte significativo al país.

El encargado de recibir el galardón en nombre de YPFB fue Sánchez.

“En estos últimos 11 años hemos dado un salto cualitativo, hemos aportado al país con 33.000 millones de dólares, dando mejor calidad de vida a los bolivianos”, remarcó.

eP - EDICIÓN DIGITAL
SACA PUNTAS

mas
SUMA

El inicio de la Feria del Libro en el centro cultural Salamanca con buena participación de autores, editoriales y especialmente lectores que se dieron cita este fin de semana al lugar. Eventos de este tipo ayudan al desarrollo de nuestra sociedad.

RESTA

Las kermeses de fines de semana, tan arraigadas en la sociedad tarijeña han servido para captar recursos a favor de causas benéficas, siendo una buena alternativa para apoyar a personas que lo necesitan. Sin embargo, estos eventos que tienen buenos fines, son generalmente usados como pretextos para vender y consumir bebidas alcohólicas de forma excesiva, destruyendo el encuentro afectivo por el cual se convoca.