MAR
NOV
21

La llamativa reflexión de Scarlett Johansson tras su divorcio: “La monogamia no es natural”






16 febrero, 2017

INFOBAE

En una extensa entrevista para la revista Playboy, la actriz habló sobre su vida personal y confesó que no cree que las relaciones sean sólo de a dos.

“La idea del matrimonio es muy romántica, es una idea muy bonita, y su práctica puede ser una cosa muy bella. Pero no creo que sea natural ser una persona monógama. Puede que me critiquen por esto”, dijo Scarlett Johansson.

“Es mucho trabajo. El hecho de que sea tanto trabajo para todo el mundo prueba que no es una cosa natural. Tengo mucho respeto por el matrimonio, pero definitivamente creo que va en contra de algún instinto”, indicó la actriz, quien recientemente se separó del padre de su hija, el periodista francés Roman Dauriac, con quien se casó en 2014.

“Estar casado es diferente de no estarlo y cualquiera que te diga que es lo mismo está mintiendo, las cosas cambian”, se sinceró la intérprete.

Para la edición marzo/abril de Playboy —en un número en el que la revista vuelve a introducir los desnudos en sus páginas—, la estrella de Hollywoood también habló sobre la maternidad, a la que describió como un proceso “increíblemente profundo”.

Dauriac y Johansson se convirtieron en padres de Rose Dorothy hace dos años. Su reciente separación sorprendió a la prensa internacional. Por el momento, ninguno de los protagonistas ha hablado al respecto.

La protagonista de películas como Matchpoint estuvo casada con Ryan Reynolds de 2008 a 2011 y tuvo un breve romance con Sean Penn.

La musa de Wood Allen también habló sobre el hackeo de su correo electrónico que terminó con fotos suyas privadas circulando por internet. “Fue una locura. Me hizo darme cuenta de lo vulnerables que somos todos a eso. La persona que hackeó mi mail hizo lo mismo con otras 50 personas públicas y también a sus ex novias, le puede pasar a cualquiera”. 

En 2012, Christopher Chaney, el hombre que accedió a las cuentas de correo de Johansson, fue condenado a 10 años de prisión.