JUE
FEB
23
COB ratifica paro a pesar de destitución del gerente de CNS



guidomitma2
16 febrero, 2017

 

ERBOL

El secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Guido Mitma, ratificó que sigue vigente la movilización de los trabajabajadores de la Caja Nacional de Salud (CNS) y la convocatoria a paro general de 48 horas para la siguiente semana, a pesar de que el Gobierno decidió cambiar al gerente de esta entidad.

“No basta la destitución”, dijo Mitma, al tiempo de señalar que la Central Obrera también exige una ley para garantizar la estabilidad laboral ante los preavisos y rechaza que se utilice dinero del fondo de pensiones para créditos agropecuarios.

“Las movilizaciones ya están decididas”, agregó el ejecutivo.

Recordó que en pasadas semanas se levantó en unas tres ocasiones el paro en la CNS a la espera del cambio del gerente, pero el Gobierno no logró solucionar el conflicto.

El líder del COB indicó que para desmovilizar a sus bases el Gobierno debe dar respuesta a sus tres demandas y pidió al Vicepresidente convocar a diálogo.

Entretanto, el ejecutivo de la Fensegural, Boris Villa, manifestó que los sindicatos tomarán una decisión respecto al paro en la CNS cuando se oficialice la destitución del gerente Juan Alfredo Jordán.

Asimismo, Villa pidió que los gobernantes se sienten con la COB para definir al reemplazante de Jordán.

Sin embargo, el vicepresidente Álvaro García Linera aseguró que no coordinará con la COB para la designación del nuevo gerente, porque a su criterio en ese proceso se gesta la corrupción y los postulantes hacer circular dinero para conseguir apoyo de dirigentes.

eP - EDICIÓN DIGITAL
SACA PUNTAS

mas
SUMA

El subcomandante departamental de la Policía de Tarija, Alfonso Mendoza, informó que desplegarán más de 200 efectivos policiales para brindar seguridad en la entrada de ‘comadres’ que se realizará hoy jueves, en el marco de las actividades del Carnaval 2017.

RESTA

El diputado supraestatal, Elvio Días, informó que la riada que se registró el fin de semana pasado en la comunidad de Paicho, en el valle central de Tarija, provocó una pérdida de al menos 50 millones de bolivianos en la producción agrícola de esa región.